Escucha esta nota aquí

Israel, pionero en la vacunación de Covid-19, está atravesando con éxito la cuarta ola de coronavirus sin recurrir al confinamiento del país. En verano, el Estado hebreo relanzó su campaña de vacunación, convirtiéndose en el primer país del mundo en administrar una tercera dosis de vacuna contra el coronavirus.

En Israel, la situación de la epidemia está mejorando claramente. Sin embargo, el verano (boreal) pasado, las autoridades sanitarias temieron lo peor: aunque una gran parte de la población ha sido vacunada contra el Covid-19, la propagación de la variante Delta está explotando y causando preocupación.

Pero a pesar de los riesgos para la salud, el nuevo Gobierno israelí promete no paralizar el país con un nuevo confinamiento que ponga en peligro la economía. Para ello, pusieron en marcha una estrategia: la triple vacunación y las pruebas de control se despliegan a gran escala.

La vigilancia sigue siendo necesaria

Inicialmente destinada a los mayores de 60 años, la tercera dosis se fue generalizando. Por último, todos los ciudadanos y residentes extranjeros mayores de 12 años están invitados a recibir un refuerzo. En la actualidad, el 40% de los habitantes de Israel han recibido tres dosis de la vacuna.

Justo antes del inicio del curso escolar en septiembre, las autoridades israelíes también lanzaron una campaña masiva de detección serológica. Todavía en vigor, estas autopruebas se dirigen a los 2 millones de jóvenes de entre 3 y 11 años que no tienen derecho a la vacuna.

Según el Ministerio de Sanidad, el país está registrando un descenso de los casos de contaminación por coronavirus. Sin embargo, las autoridades sanitarias israelíes se mantienen vigilantes. Se ha detectado un primer caso de la subvariante Delta AY 4.2 en el país.

Comentarios