Escucha esta nota aquí


Bolivia comenzó a aplicar de forma masiva la segunda dosis desde mayo y con ello surgieron varias dudas.

¿Cuánto tiempo debo esperar entre ambas dosis?, ¿tiene el mismo efecto si alargo el periodo entre las dosis?, ¿se debe aplicar la segunda dosis si la persona enfermó?, ¿generan los mismos efectos adversos la primera y la segunda dosis?. Aquí le despejamos las dudas más comunes sobre la ansiada segunda dosis.

 ¿Y SI INCUMPLO EL INTERVALO?

El infectólogo Carlos Paz remarcó que la población debe cumplir el intervalo, entre una y otra dosis, establecido por el laboratorio y ratificado por la normativa de cada país, para que la vacuna genere inmunidad. Agregó que en caso de incumplir el periodo recomendado, la vacuna pierde efectividad.

Con esto coincide el epidemiólogo Rodrigo Castedo, quien indicó que la recomendación general es que se cumpla el intervalo, aunque este se puede alargar unos días, pero nunca reducir.

Hasta la fecha a Bolivia llegaron vacunas de cuatro fabricantes: Pfizer, AstraZeneca, Sinopharm y Sputnik V. Al respecto, la viceministra de Promoción, Vigilancia Epidemiológica y Medicina Tradicional, María Renee Castro, indicó que el internalo de la Sinopharm y Pfizer es de 21 días y como máximo se puede extender hasta los 28 días. Agregó que en el caso de las AstraZeneca y Sputnik V es de 90 días, aunque se espera un comunicado oficial de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) para determinar si se podría ampliar hasta los 120 días.

¿Y SI ENFERMO?

Se registraron casos de pacientes que pese a tener la primera dosis, enfermaron de coronavirus. En este caso la duda es ¿se puede aplicar la segunda dosis en etapa aguda de la enfermedad?

Al respecto, Paz remarcó que se debe aguardar a sanar de la enfermedad y solicitar la dosis cuatro semanas después. “En los que enfermaron, pese a tener una dosis, no se comienza de nuevo el esquema. Se aplicaría la segunda dosis después de cuatro semanas”, confirmó a tiempo de detallar que esta es la recomendación del Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

¿GENERA IGUAL REACCIÓN?

Alan Arredondo, médico boliviano que trabaja en un laboratorio de producción de vacunas, remarcó que no hay una tendencia marcada en cuanto a si la primera o la segunda dosis puede generar más eventos adversos, pues cada cuerpo es distinto a otro al igual que su reacción a la vacunación.

“En algunas personas la aplicación de ninguna de las dosis causa reacciones, en otras solo en una y en otras en ambas. Sin embargo, en general son leves, solo dolor de cabeza, malestar general, entre otros”, explicó.

A su vez, Castedo explicó que una reacción como fiebre o malestar general tanto en la primera como en la segunda dosis no es un signo de alerta, sino un aspecto que se podría considerar como positivo, pues significa que el sistema inmune está funcionando.

¿HAY RESTRICCIÓN EN LA ALIMENTACIÓN?

La recomendación principal para después de la aplicación tanto de la primera como de la segunda dosis es evitar el consumo de bebidas alcohólicas, en algunos casos hasta después de 21 días.

También hay otros mitos como evitar consumir carne y leche, entre otros. Ante ello, Castedo explicó que la vacuna funciona en órganos linfoides periféricos (entre ellos la médula ósea) mientras que la alimentación pasa por el aparato digestivo, es decir, tienen rutas diferentes. “Esto quiere decir que una persona puede comer o beber lo que quiera antes, durante y después de la primera o segunda dosis. Esto no interfiere en lo absoluto”, insistió.

Aunque agregó que la única excepción es el consumo de alcohol, en la primera y segunda dosis y después de 14 días, pues los que lo consumen podrían tener un sistema inmunológico debilitado.

A su vez el infectólogo Juan Saavedra remarcó que también se debe evitar fumar y mejor si reposa el día de la vacunación y se mantiene hidratado.





¿Y LA MEDICACIÓN?

El epidemiólogo Castedo indicó que una persona que recibió la primera o segunda dosis, puede seguir consumiendo la medicación que requiera, como el caso de los enfermos crónicos.

“Cada dosis de vacuna es tan mínima que no interfiere en nada con la medicación que requiere una persona. Ni a la inversa”, insistió.

¿INFERTILIDAD?

El jefe de la carrera de Medicina de la Uagrm, Reinerio Vargas, es claro: ni la primera ni la segunda dosis pueden causar infertilidad. “La vacuna no puede causar esterilidad, esto es solo un mito. La vacuna solo afecta al área donde se coloca, no puede generar modificación genética”, aclara.

Esto es solo un mito. Así lo confirma el ODC americano: “Si está intentando quedar embarazada ahora o quiere quedar embarazada en el futuro, puede recibir una vacuna covid-19 cuando haya una disponible.

Actualmente no hay evidencia de que la vacuna contra el covid-19 cause algún problema con el embarazo, incluido el desarrollo de la placenta. Además, no hay evidencia de que los problemas de fertilidad sean un efecto secundario de ninguna vacuna, incluidas las vacunas covid-19“.

¿MAGNETISMO?

De acuerdo al ODC americano ni la primera ni la segunda dosis de la vacuna contra el Covid-19 provocan magnetismo, ni en el lugar de la vacunación, que generalmente es su brazo. Las vacunas no contienen ingredientes que puedan producir un campo electromagnético.

“Todas las vacunas contra el coronavirus están libres de metales como hierro, níquel, cobalto, litio y aleaciones de tierras raras, así como de cualquier producto manufacturado como microelectrónica, electrodos, nanotubos de carbono y semiconductores de nanocables. Además, la dosis típica de una vacuna de covid-19 es menos de un mililitro, lo cual no es suficiente para permitir que los imanes sean atraídos al sitio de vacunación, incluso si la vacuna se llenó con un metal magnético”, se detalla en el ODC americano.


Comentarios