Escucha esta nota aquí

El director del Programa Ampliado de Inmunización (PAI), Max Enríquez, pidió paciencia a la población frente a la demora en la llegada al país de segundas dosis de la vacuna Sputnik V y enfatizó que la protección no baja inmediatamente después de los 90 días de haber recibido la primera inyección.

“Asegurarles que no han desaparecido sus anticuerpos por arte y magia de los 90 días, se mantienen y con el tiempo van disminuyendo. Un poco de paciencia”, dijo el especialista.

Explicó que se esperan resultados de investigaciones científicas en Rusia y Argentina para establecer si es posible recombinar las dosis. Una vez concluyan esos estudios se implementará el procedimiento para reforzar la vacunación de las personas que esperan el compuesto ruso.

“Estamos en la misma situación, se ha dispuesto investigaciones tanto en el país como en Argentina y Rusia, para analizar estas combinaciones, para tener el sustento científico y ver qué se puede hacer en el país”, sostuvo en entrevista con Unitel.

Resaltó que el país se encuentra en una “desescalada franca” y se debe aprovechar este momento para vacunar a la mayor cantidad de personas, mientras se encaran acciones para enfrentar una posible cuarta ola.  

Ayer autoridades mencionaron la posibilidad de mezclar la dosis de Sputnik V con la Sinopharm, debido a la demora de las 200.000 dosis rusas. Sin embargo, confían en que el país sea priorizado cuando se autoricen las exportaciones desde esa nación.

Comentarios