Escucha esta nota aquí

Los adolescentes y jóvenes no están de acuerdo con la clausura del año escolar, según un sondeo realizado a través del sistema U-Report de Unicef Bolivia. El Gobierno cerró la gestión ante la ola de contagios con Covid-19, aunque luego dijo que la educación a distancia y virtual pueden continuar.

Un cuestionario fue respondido por 749 estudiantes y concluyó que un 62 por ciento de ellos está en desacuerdo con la finalización del periodo académico, que desató incertidumbre entre docentes, padres de familia y colegios particulares.

Ante la pregunta: “¿Te sientes preparado para pasar al siguiente curso?” Solamente 26 por ciento de los alumnos se consideran preparados, 41 por ciento respondieron que se sienten “más o menos” preparados y 33 por ciento no se sienten listos para pasar al siguiente curso.

Los datos revelan que, mientras 62 por ciento está en desacuerdo con la suspensión del año escolar, el 38 por ciento sí lo está. De quienes sí estaban de acuerdo con que el proceso educativo termine este 31 de julio, 65 por ciento consideraba que esa medida beneficia a “otros alumnos que no tienen acceso a clases virtuales”, pero también cerca de 29 por ciento considera que suspender las clases les evita perder el tiempo, tratando de aprender con métodos que no les sirven.

En cuanto a los perjuicios de la clausura del año escolar, 59 por ciento de los encuestados respondió “la pérdida de oportunidades”, 30 por ciento indica que “no continuará aprendiendo” y alrededor de 9 por ciento señala que podrá ocuparse de otras actividades y no volver a estudiar.

Una vez anunciado el cierre de la gestión académica, diferentes sectores se pronunciaron en contra, criticando la determinación del Gobierno de Jeanine Áñez y el ministro del área, Víctor Hugo Cárdenas, salió a aclarar que la conclusión del año escolar rige para las actividades presenciales, pero se debe seguir con la “formación complementaria” tanto de forma virtual como a distancia.