Escucha esta nota aquí

El presidente de Líbano, Michel Aoun, rechazó este viernes cualquier tipo de investigación internacional sobre la explosión en el puerto de Beirut, que dejó más de 150 muertos, al considerar que "diluiría la verdad". 

Consultado por un periodista si creía que una investigación internacional equivaldría a "diluir la verdad", el jefe del Estado respondió "por supuesto".

Aoun hizo estas afirmaciones un día después de que el presidente francés, Emmanuel Macron, durante su visita a Beirut, pidiera una investigación internacional "transparente".

La devastadora explosión en el puerto de Beirut, ocurrida el martes, dejó más de 150 muertos y unos 5.000 heridos, así como decenas de desaparecidos y cientos de miles de personas sin hogar.

Las autoridades han afirmado hasta ahora que se debió a un incendio en un depósito del puerto de Beirut donde se almacenaban desde hace seis años 2.700 toneladas de nitrato de amonio.

En el encuentro con periodistas, Aoun afirmó que la terrible explosión se debió "a la negligencia" o a "una intervención exterior", mencionando la hipótesis de "un misil".

"Es posible que esto haya sido causado por la negligencia o por una acción exterior, con un misil o una bomba", declaró. Es la primera vez que un funcionario libanés menciona una pista exterior en el caso de la explosión.

Una fuente judicial informó el viernes de cinco nuevas detenciones entre funcionarios de aduanas y del puerto, en particular ingenieros, con lo que el número total de personas en detención preventiva asciende a 21.

Criticado por una gran parte de libaneses, aún más tras la explosión, Aoun consideró este viernes necesario revisar un régimen político "paralizado". En su visita, Macron pidió a los dirigentes "cambiar el sistema".