Escucha esta nota aquí

Charisse Phillips es la representante del Gobierno de Estados Unidos en Bolivia desde agosto de 2020. Al momento de asumir funciones, la diplomática dijo que su misión será la de fortalecer vínculos comerciales con el país norteamericano.

_Es su primer viaje a Santa Cruz desde que asumió funciones. ¿A qué se debe su visita?

Por las ganas que tenía de venir a conversar con las personas y entender la cultura y al pueblo de Santa Cruz. También para asistir (el miércoles) a la presentación que realizó la empresa (estadounidense) Honeywell para el programa de diésel renovable en presencia del presidente Luis Arce y del máximo representante de YPFB. Estuvimos para ayudar y apoyar a esta empresa estadounidense.

_¿Cuál es la ventaja de la disminución del uso de combustibles fósiles en Bolivia y en el mundo?

El presidente (estadounidense) Joe Biden ha enfatizado en su compromiso de impulsar el uso de energía renovable y dentro de esto se encuentra este proyecto de Bolivia para construir una planta de diésel renovable, que es apropiada a este tipo de energía. Esta es una tecnología que está en uso en Estados Unidos. Todos saben que EEUU y Brasil son líderes mundiales en la producción de soya, y a Bolivia, sin estar dentro del ranking de los mayores productores, tenemos que ofrecer apoyo para transformar la soya en energía renovable.

_¿En cuánto tiempo se estima que comience a operar esta planta?

Es un proyecto que depende del Gobierno boliviano. Es una obra del Estado, de YPFB, pero la empresa Honeywell está compitiendo con otras dos y espero que pronto se decidan por la que asumirá la ejecución de la obra.

_¿Estos son los primeros contactos entre la empresa y el Gobierno boliviano?

No, creo que hay algunos avances. Lo sorprendente es que en los primeros meses del gobierno del presidente Arce ya está por decidir cuál de las tres empresas se adjudicará este contrato para la construcción de la planta de diésel renovable. Desconozco si existen otras en el país, pero será la primera en Santa Cruz.

_¿Cuál es la importancia del acercamiento entre EEUU y Bolivia a través de este proyecto?

Es interesante que esto se convierta en una posible área de colaboración porque el presidente Biden es muy firme en su enfoque por combatir el cambio climático. Él está muy involucrado en este tema, incluso ha designado al excanciller Johnn Kerry para que asuma como el “zar” en el combate al cambio climático. Recientemente Estados Unidos se incorporó al Acuerdo de París contra el cambio climático.

Estamos en el proceso de normalizar las relaciones entre los dos países.

_¿Estas son señales de que se pueden normalizar las relaciones entre Bolivia y EEUU?

Sí, sí. Hemos tenido acceso al Gobierno, hemos conversado sobre la posible cooperación comercial e incrementar el comercio entre los dos países para fomentar los empleos que permitan recuperar la economía después de la pandemia del coronavirus. Todos los países tendrán que colaborar para recuperar sus propias economías y estamos interesados en buscar oportunidades para esa recuperación. El comercio en años anteriores era de $us 1.000 millones entre los dos países. A pesar de que las relaciones no están a nivel de embajadores, a Bolivia han llegado franquicias y empresas estadounidenses y eso nos gustaría incrementarlo.

_¿Bolivia también está emitiendo señales para impulsar la normalización de las relaciones?

Todas estas cosas van lentamente, hay algunos marcos en los cuales podemos trabajar. Aunque no debemos olvidar que ambos gobiernos están comenzando. El presidente Arce recientemente ha cumplido los primeros 100 días de gestión, nuestro Gobierno todavía no ha cumplido los 100 días. Tenemos que ir con calma.

_¿Hay empatía entre los presidentes Arce y Biden?

Creo que el presidente Biden está caminando poco a poco porque su enfoque principal ha sido el Covid-19 y la lucha contra la pandemia en Estados Unidos. Está pasando mucho de su tiempo conversando con expertos, con científicos sobre lo que se debe hacer en esta emergencia sanitaria, además de que está supervisando la distribución de las varias vacunas en Estados Unidos.

_¿Cómo ha colaborado EEUU con Bolivia en esta época de pandemia?

En los primeros días de su administración, el presidente Biden decidió colaborar con $us 2.000 millones para el sistema Covax (la coalición de países que busca garantizar la distribución de vacunas a las naciones más pobres) a fin de que la vacuna llegue a todos los países del mundo. Con ese sistema, creo que a Bolivia llegará un millón de vacunas de Pfizer y AstraZeneca y Moderna. Bolivia figura entre los primeros en la lista para recibir las dosis.

_Durante el gobierno del expresidente Evo Morales se exigía una relación de igualdad con EEUU. ¿Qué se plantea ahora para restablecer relaciones plenas?

Queremos una relación normal y creo que la intención de esta administración es acompañar a Bolivia con apoyo durante la etapa de la pandemia, incrementar empleos en ambos países y aumentar los lazos comerciales. Existen varias áreas en las que podremos colaborar con Bolivia en el cambio climático. En la lucha contra la pandemia, por ejemplo, Estados Unidos ha colaborado con Bolivia con $us 4,8 millones. Este apoyo incluye 200 ventiladores de alta calidad que se encuentran instalados en más de 100 hospitales; $us 1 millón, a través de Unicef, para apoyar la compra de oxígeno a los centros de Prosalud y otros $us 1,3 millones para colaborar con 10 hospitales maternos-infantiles y a 32 comunidades indígenas que recibieron protección. Estamos para apoyar a Bolivia en esta lucha contra la pandemia y en el combate al cambio climático.

_¿La lucha contra el narcotráfico en Bolivia ya no es prioridad para EEUU?

Si el Gobierno del presidente Arce está dispuesto podemos conversar sobre eso. Creo que existe el interés de todos los países en evitar la corrupción, la delincuencia y los problemas conocidos del narcotráfico. Es algo que podemos apoyar, pero por el momento no es una prioridad. Estamos enfocados en el combate al cambio climático, en la lucha contra el coronavirus y la recuperación económica.

_¿Se tienen que reestablecer las relaciones a nivel de embajadores?

Estamos hablando de la posibilidad de normalizar las relaciones y esto incluye intercambio de embajadores, pero no será muy rápido.

Comentarios