Escucha esta nota aquí

El Gobierno estableció un plan estratégico integral que busca contener la pandemia de la Covid-19 desde tres frentes de acción: realización de pruebas diagnósticas rápidas y confiables, vacunación masiva y coordinación con gobernaciones y municipios, informó este martes el vocero presidencial, Jorge Richter.

De acuerdo con la autoridad, el primer eje de diagnóstico es muy importante, ya que permitirá contener la pandemia en su etapa inicial y evitar que los pacientes lleguen a una fase crítica que requiera internación hospitalaria o su ingreso a terapia intensiva.

Para ese efecto, confirmó que hasta el próximo 10 de enero llegarán al país 600.000 pruebas para diagnosticar la Covid-19 y, hasta finales de mes, otro lote de 1,6 millones de pruebas que completarán las 2,2 millones comprometidas en el plan integral del Gobierno.

El pasado jueves, el presidente Luis Arce recibió el primer lote de pruebas antígeno nasal. Las mismas serán distribuidas con prioridad en las regiones con mayor número de casos positivos, como Santa Cruz y La Paz.

La propuesta integral del Gobierno fue presentada ayer, lunes, por el Presidente, a los gobernadores y representantes de las alcaldías del país, en un encuentro en la Casa Grande del Pueblo, en la ciudad de La Paz.

El Vocero presidencial indicó que ese encuentro permitió explicar a las subregiones el plan gubernamental, que todavía será complementado en función a la coordinación y evolución de la pandemia.

En ese sentido, dijo que, a iniciativa del jefe de Estado, se convocó para este jueves a los equipos técnico-económicos de las nueve gobernaciones a una reunión en La Paz con el ministro de Economía, Marcelo Montenegro, con el objetivo de establecer los montos y la disponibilidad de recursos para la contratación de personal en salud que refuerce la lucha contra la Covid-19.

"El presupuesto es importante, entre pruebas y todo el proceso de vacunación Bolivia está haciendo una inversión muy grande", remarcó.

El segundo pilar -mencionó- es la vacunación masiva, para lo que el Gobierno boliviano ya firmó un contrato con Rusia para la adquisición de 5,2 millones de dosis de la vacuna Sputnik V.

Por último, apuntó que la coordinación con las gobernaciones y las alcaldías se convierte en otro pilar fundamental, ya que serán las encargadas de crear la logística de distribución de las vacunas, cuyo proceso debe respetar rigurosos mecanismos de bioseguridad.

La lucha conjunta contra el Covid-19 debe ser prioridad de los tres niveles de Estado, por lo que la comunicación y coordinación será permanente, resaltó Richter.


Comentarios