Escucha esta nota aquí

El Gobierno nacional suscribió este martes un convenio con la empresa canadiense Biolyse para la adquisición de 15 millones de vacunas contra el Covid-19 de la marca Johnson & Johnson, una vez que se liberen las patentes, según informó el canciller Rogelio Mayta.

Se trata de una “nueva iniciativa”, bajo el mecanismo de “licencia obligatoria” y que se concretará una vez se puedan levantar las patentes sobre las dosis, de acuerdo a la explicación de la autoridad.

“En estos tiempos de pandemia, en el que faltan vacunas, donde hay gran demanda, donde productores importantes, como la India, enfrentan una gran pandemia, donde el miedo hace que la solidaridad se diluya, tomamos una nueva iniciativa (…) Hemos suscrito un acuerdo y estamos seguros que eso marca el inicio de un camino importante”, dijo el ministro de Relaciones Exteriores.

Destacó también que el acuerdo no tiene cláusulas de confidencialidad y que dicha firma es el “socio ideal”, aunque admitió que habrá que superar una “multitud de obstáculos burocráticos” ante la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Declaraciones del canciller:


“Somos el primer país en el mundo que está buscando una licencia obligatoria para liberar las patentes de vacunas contra el Covid-19”, agregó Mayta, explicando que las dosis tendrían un costo de entre tres a cuatro dólares. No obstante, se conoce que otros países iniciaron gestiones para la liberación de las patentes. 

A su turno, el viceministro de Comercio Exterior, Benjamín Blanco, afirmó que se realizó la notificación oficial ante la OMC, para obtener la licencia obligatoria y producir vacunas sin patentes, frente a la emergencia sanitaria en el mundo.

“Conseguir alguien que nos pueda hacer las vacunas sin patentes es el primer paso, el segundo es la notificación a la OMC para iniciar el trámite y de lograrlo la producción comenzaría entre tres y seis meses. El precio será mucho inferior al que cobra Johnson & Johnson”, precisó en conferencia de prensa.

Comentarios