Escucha esta nota aquí

Guatemala permitirá desde el jueves la apertura de bares y otros sectores de recreación como parte de la reactivación de la economía, golpeada tras meses de confinamientos para enfrentar la pandemia de Covid-19, y finalizará el toque de queda parcial vigente desde marzo, anunció este martes el gobierno.

La reapertura de los lugares de ocio se basa en una modificación al sistema de alertas sanitarias que permite el funcionamiento de actividades económicas de acuerdo con el nivel de contagio de coronavirus en cada uno de los 340 municipios del país, de los que el 48% está en alerta máxima.

También podrán reabrir los parques nacionales, sitios arqueológicos, ferias, teatros, piscinas, gimnasios y se permitirán conciertos, todos con aforo restringido por el sistema de alertas, que va de la luz roja (máximo nivel de contagio), anaranjada (alto), amarilla (moderado), al verde (nueva normalidad).

Además, el gobierno ya no pedirá al Congreso ampliar el estado de calamidad pública que vence el jueves, señaló en entrevista a una emisora local el presidente Alejandro Giammattei, quien enfermó de coronavirus hace más de una semana.

Giammattei explicó que, como "un paso a la nueva normalidad", desde el jueves también quedará sin efecto el toque de queda aplicado desde marzo con diferentes horarios y que en la actualidad rige de las 21:00 a las 04:00 del día siguiente.

El gobernante explicó que el país ya está "preparado" para enfrentar la pandemia y aseguró que los casos van en descenso, aunque días atrás él mismo alertó de una cercana segunda ola de contagios.

La reactivación económica, iniciada a finales de julio, ha permitido retomar la circulación del transporte público y la apertura de centros comerciales e iglesias que permanecían inactivos desde marzo.

El pasado 18 de septiembre, el país centroamericano abrió todas sus fronteras y, en el caso del aeropuerto La Aurora de la capital, se permite el ingreso de pasajeros que presenten una prueba PCR o de antígeno negativa de covid-19.

Guatemala, con cerca de 17 millones de habitantes, registró el primer caso de covid-19 el pasado 13 de marzo y desde entonces suma 90.968 contagios y 3.238 muertos.

El manejo de la crisis por parte de Giammattei, un médico de 64 años, ha sido duramente criticado por la oposición política y sectores sociales que denuncian carencias en los hospitales y deficiencias para atender a los grupos afectados por los confinamientos. 

Además, este martes salieron a luz diferencias y roces entre Giammattei y su vicepresidente Guillermo Castillo, al revelarse en la prensa una conversación en la que el segundo le reclama al mandatario tomar decisiones erróneas ante la pandemia.