Escucha esta nota aquí

Japón alivió este jueves el requerimiento que hizo a las aerolíneas de suspender nuevas reservas de vuelos hacia el país, y permitió que sus ciudadanos puedan regresar, un día después de anunciar la suspensión general con el fin de contener la variante ómicron del COVID-19.

El Ministerio de Transporte había dicho el miércoles que pidió a las aerolíneas no aceptar reservas para vuelos a Japón durante un mes, una medida inesperada que afectaba a sus ciudadanos y extranjeros residentes.

Pero este jueves, el portavoz del Gobierno, Hirokazu Matsuno, dijo que la medida se modificaba.

"Esta solicitud causó confusión entre los afectados, así que el primer ministro instruyó al ministerio de Transporte examinar el tema y considerar las necesidades de ciudadanos japoneses que desean volver a casa", declaró a periodistas.

Como resultado, el ministerio "pidió a las aerolíneas cancelar la suspensión general de nuevas reservas para vuelos internacionales para poder atender a los japoneses que quieren regresar a casa", agregó.

Duras restricciones en toda la pandemia

Japón ha mantenido duras restricciones fronterizas a lo largo de la pandemia del Covid-19, al impedir casi todas las llegadas de extranjeros.

Comenzó a aliviar un poco las reglas en octubre para permitir la entrada de algunos estudiantes y empresarios, pero revirtió la medida ante el surgimiento de la variante ómicron.

También prohibió totalmente la entrada de extranjeros procedentes de 10 países del sur de África.

Actualmente, quienes lleguen a Japón deberán guardar cuarentena de 14 días en su casa, y quienes regresen de una lista de decenas de sitios considerados de mayor riesgo, deberán pasar de tres a 10 de esos 14 días de cuarentena en una instalación designada por el gobierno.

Alrededor de 77% de la población japonesa tiene la vacunación completa y el miércoles comenzó a aplicar las dosis de refuerzo.

Comentarios