Escucha esta nota aquí

A los funcionarios de la Alcaldía le está costando hacer cumplir el Decreto Municipal Nº 014-2021, que establece la continuidad de la cuarentena dinámica en la capital cruceña, especialmente en los locales nocturnos, debido al comportamiento de los clientes y de los mismos propietarios.

La Alcaldía informó de que, diariamente, proceden al cierre de más de 40 boliches, rocolas y otros locales, que incumplen las medidas de bioseguridad, se exceden en el horario permitido y sobrepasan el límite de la capacidad de público.

“La gente es inconsciente y no toma las medidas de seguridad. Es muy complejo, le pedimos a la población que sea responsable, estamos en una situación muy difícil y, lamentablemente, no están acatando el decreto”, expresó Rodrigo Saucedo, secretario de Seguridad Ciudadana.  

La autoridad se quejó de los dueños de algunos locales que tienen capacidad máxima para 100 personas, en los cuales han encontrado más de 150 clientes aglomerados. Según la norma, el aforo permitido no debe pasar del 50% en cada local.

El trabajo de los funcionarios es parecido al juego del gato y el ratón, debido a que los propietarios de estos espacios son notificados, se procede a cerrarlos, pero a las dos o tres horas los vuelven a abrir.

“Se notifica al boliche que está fuera del horario y se le pone una multa; si es reincidente, se pone a consideración el cierre definitivo del local”, comentó Saucedo acerca del procedimiento en estos casos.

Comentarios