Escucha esta nota aquí

Algunas mujeres que recibieron las vacunas contra el coronavirus de Pfizer o Moderna aseguran, a través de plataformas como Facebook, Twitter, WhatsApp y TikTok que sus senos han aumentado de tamaño tras la inoculación de los fármacos.

Lo cierto es que las vacunas con tecnología de ARN mensajero, como lo son las dos citadas anteriormente, no hacen crecer los senos de las mujeres. Según los expertos, este aumento puede explicarse porque los ganglios de la axila sufren una inflamación que puede pasar al pecho, ya que ambas zonas están conectadas, y se trata de algo temporal, señala una publicación del diario español ABC.

Las cifras de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EEUU desvelan que esta condición la podrían experimentar alrededor de un 11,6% de las personas que reciben la primera dosis, y un 16% de quienes han sido inoculados con la pauta completa.

La doctora estadounidense Laura Dean, en declaraciones para el diario 'Transcontinental Times', afirmó que los ganglios linfáticos inflamados son un efecto secundario potencial de cualquier vacuna. "El objetivo de la vacuna es lograr que su sistema inmunológico provoque una respuesta a cualquier agente", dijo, según cita ABC.


Comentarios