Escucha esta nota aquí

Los precios del petróleo terminaron a la baja el viernes y cerraron su peor semana en cinco meses en un contexto de demanda débil y falta de reacción de los principales países productores.

En Nueva York el barril de WTI para igual entrega cedió un 1,1% a 35,79 dólares.

El barril de Brent del mar del Norte para entrega en diciembre perdió un 0,5% a 37,46 dólares.

La caída fue, respectivamente, de 11% y 10% en la semana. Se trata de la peor caída semanal para los dos contratos de referencia desde abril.

"Las crecientes restricciones arrojan sombra sobre las perspectivas de la demanda a corto plazo", resumió Stephen Brennock, de PVM.

La pandemia de coronavirus se agrava en el mundo y en Europa algunos países vuelven a confinar a sus poblaciones. Estados Unidos registró, por su parte, el jueves un récord diario de 90.000 casos positivos, según un conteo de la universidad Johns Hopkins.

Adicionalmente, la subida de la producción libia presiona a un mercado que no logra absorber la demanda.

"Incumbe a la Opep+ (OPEP y sus aliados) reconsiderar el aumento de producción previsto para enero" luego de un recorte en abril, explicó Jeffrey Halley, de Oanda.

El calendario del cartel y sus aliados prevé el regreso al mercado de 1,9 millones de barriles diarios el primero de enero.