Escucha esta nota aquí

A un día de que entren en vigor las nuevas restricciones anunciadas por la Alcaldía de Santa Cruz de la Sierra, entre otras, la limitación de circulación para el transporte y de atención al público en actividades económicas del sector servicios, a juzgar por el secretario de Relaciones de la Confederación de la Micro y Pequeña Empresa (Conamype-Bolivia), Juan Carlos Vargas, dichas medidas solo reducen la posibilidad de reaccionar positivamente a la crisis económica y social que atraviesa el sector en la presente coyuntura de pandemia por Covid-19.

Afirma que los más perjudicados son los micro y pequeños empresarios y las familias trabajadoras dependientes del sector mypes que, en gran parte, no cuentan con un medio de transporte propio con relación a las grandes empresas. “Lo que deben hacer las autoridades ediles es generar mayor control en los medios de transporte público y en los mercados, en general, para que se cumplan las medidas de bioseguridad”, exclamó Vargas.

El sector avícola de Santa Cruz también salió para contradecir, con datos, que lo que falla es la permisividad en los controles de cumplimiento de las medidas y protocolos de bisoeguridad

Así el presidente de la Asociación Departamental de Avicultores (ADA), Ricardo Alandia, reclamó coherencia a las autoridades. “Ojo que no estoy diciendo que no tomemos medidas, pero ya sabemos de memoria que son tres y simples. Hay que determinar cuántos asintomáticos hay contagiando y con pruebas de laboratorio, no pagadas sino gratuitas, se resuelve eso”, anotó.

El dirigente avícola relievó un dato no considerado y que es esencial. “¿Ustedes creen que por cerrar un fin de semana el virus se irá? No. Un 60% de la población de Bolivia tiene trabajo informal, si no trabaja no come. No se pueden tomar medidas sin esos datos, lastimando aún más la economía que ya está destrozada”, subrayó Alandia.  

Comentarios