Escucha esta nota aquí

El médico Carlos Alberto Hurtado Solares asumió este viernes la gerencia de Epidemiología del Servicio Departamental de Salud (Sedes). Fue elegido para reemplazar a su padre, el doctor Roberto Tórrez. Sabe que tiene una gran responsabilidad, especialmente en la contención del coronavirus.

Hurtado tiene una trayectoria de 14 años en el Sedes. Antes de asumir la jefatura de Epedimiología, ejercía como responsable del Equipo de Respuesta Rápida del Covid-19. Tiene masterado en salud pública, epidemiología y en educación superior en salud.  La nueva autoridad sanitaria habló este sábado con el programa ¡Qué Semana! de EL DEBER Radio.

-"No llego para reemplazar al doctor Tórrez, llego para continuar una trabajo insuperable que nos dejó", esas fueron sus primeras palabras cuando asumió como nuevo gerente de Epidemiología...

Evidentemente ayer hemos recibido el nombramiento oficial de parte del director del Sedes para continuar la labor, una labor muy dura en estos momentos del coronavirus y muchas otras labores que se vienen haciendo desde hace mucho tiempo por el bien de la salud de la población cruceña, a la cabeza de una persona que marcó un hito en la salud del departamento y del país, como es el doctor Roberto Tórrez.

-Esta designación ha caído en el mejor pupilo del doctor Tórrez, en quien lo ha acompañado desde la niñez en todo lo que ha significado la carrera brillante del doctor Tórrez. Usted es su hijo, nos  parece que era lo que correspondía...

Uno trabaja no esperando recibir retribución, sino para cumplir esa vocación de servicio que tiene, yo desde los seis años acompañaba a mi padre a Vino Tinto (La Paz) a vacunar, recuerdo que a mis seis años y nueve meses coloqué mi primera vacuna de poliomielitis, que eran en gotas, y de ahí lo viene acompañando siempre. Luego de estudiar medicina me incliné por ese campo fantástico de la investigación y de la epidemiología.

-A propósito de eso, tenemos una duda: en las últimas semanas se han registrado menos casos de coronavirus, ¿eso responde a que hay menos afectados o a que no hay suficientes pruebas para detectarlos?

Responde a muchos factores: primero, no hemos tenido la suerte de tener una curva que llegue hasta el pico porque desde hace un mes estamos con deficiencias en los laboratorios, aún estamos con gran deficiencia laboratorial y eso hace que no tengamos el diagnóstico laboratorial diario  como quisiéramos. Segundo, estamos en una meseta sostenida de transmisión baja porque ya se saturó Santa Cruz, es decir,  no hemos podido analizarlo por laboratorio, pero técnicamente vemos que estamos en una meseta sostenida.  Vamos a continuar así mientras no haya las pruebas de laboratorio y mientras la ciudadanía siga incumplimiento la cuarentena organizada. También hemos visto un descenso no de casos, pero sí de consultas en los hospitales. Si ya no hay tanto paciente en los hospitales, usted me dirá ¿no será que hay un descenso de casos? Sin embargo, debe decir que el éxito de una pandemia es evitar muertos y, cada día, tenemos terapias intensivas llenas y fallecidos.

Sin embargo, la tasa de letalidad que tiene Santa Cruz se la considera baja con relación a otras regiones del país…

Tenemos la tercera letalidad más baja del país; la primera la tiene La Paz; la segunda, Tarija; y la tercera Santa Cruz. Esto tiene que ver con todo el trabajo que se viene realizado desde hace 158 días, con medidas de prevención, contención y, ahora, de mitigación. Hace cinco meses y medio teníamos en el sistema público (tercer nivel) alrededor de 80 terapias intensivas y hoy tenemos más de 200, hemos tenido capacidad de respuesta para atender la población.

Hay una escala para medir el grado de expansión del virus, ¿en cuál estamos?

Estamos en la fase 4, que es de transmisión comunitaria. Significa que el enemigo no solo está en el mercado o en el micro, sino también, en la casa. Por eso insistimos en que en el hogar se deben cumplir con el distanciamientos físico y con las medidas de bioseguridad.

Hay anuncios que vienen desde afuera acerca de los avances en la vacuna, Rusia ya está en una fase muy avanzada. ¿Qué opinión le merece esto, en el afán de no general falsas expectativas?

Evidentemente Rusia investigó una vacuna, pero el tema es que las vacunas para que sean aprobadas y tengan una validez tienen que ser hechas en grupos poblacionales grandes y pasen todas las fases de aprobación. Por toda la literatura revisada, lamentablemente esta vacuna aún está en duda y hay muchos países que no la han aprobado, como tampoco hay medicamentos que curen el coronavirus. Solo hay medicamentos para tratamientos de mantenimiento, de sostén y compasivos que ayudan al paciente a reducir los signos y síntomas de la enfermedad.

¿Cuántas pruebas se están haciendo en Santa Cruz, cada día?

Nosotros tenemos la capacidad de procesar entre 3.000 a 3.200 pruebas por día, pero actualmente estamos haciendo un promedio de 1.000. Ayer tenían que llegar los insumos del Ministerio de Salud, nos habíamos emocionado mucho porque íbamos a poder correr 1.000 muestras en el laboratorio de El Remanso, pero cuando llegaron nos dimos cuenta que los insumos no eran los que necesitábamos, no enviaron otros; entonces esas son las cosas que a veces nos frustran para seguir con esa lucha incesante. Anoche todo el personal de El Remanso se quedó para procesar esas 1.000 muestras y cuando abren las cajas, se percatan de que no eran los insumos que se esperaban. Lo mismo que el día jueves, mi persona, junto a un equipo médico, se movilizó hasta Boyuibe para dar atención médica, pero la alcaldesa no nos dejó entrar porque dijo que quizá los médicos que están llegando tienen coronavirus y nos contagian. Así estamos y así no se puede. Si todos no nos subimos al mismo barco, vamos a caer derrotados y vamos tener más luto en las familias bolivianas.

-¿Ha mejorado la comunicación entre el Sedes y el Ministerio de Salud para que haya un mayor flujo de colaboración en la lucha contra el Covid-19?

Sí, mucho y es parte de la premisa de la Gobernación de no pelearnos con nadie, todos nos vamos a necesitar.