Escucha esta nota aquí

El Pacto de Unidad, conformado por organizaciones sociales del país, se declaró hoy en “estado de emergencia y vigilia permanente” ante la posible postergación de las elecciones nacionales del 6 de septiembre, la intención de anular la personería jurídica del Movimiento Al Socialismo (MAS) y la proscripción del candidato presidencial, Luis Arce Catacora.

El ejecutivo de la Confederación de Comunidades Interculturales de Bolivia, Henry Nina, pidió actuar al TSE sin presiones y en base a la normativa vigente, para no afectar a la institucionalidad del país.

Echó la responsabilidad al Gobierno de Áñez y al TSE por los conflictos sociales que pudieran darse como consecuencia de una 'mala decisión', como la postergación por tercera vez de las elecciones nacionales o la proscripción y anulación del MAS-IPSP de los comicios.

“Si no se llevan adelante las elecciones el 6 de septiembre, el pueblo se movilizará en las calles y será responsable este Gobierno”, advirtió el dirigente ante los periodistas.

A su turno, la ejecutiva de la Confederación de Mujeres Indígenas Originarias Campesinas Bartolina Sisa, Segundina Flores, denunció la intención de los partidos opositores al MAS, de anular la personería del “instrumento político”.  No podemos permitir que continúe la crisis económica de las familias que están en las calles arriesgando sus vidas”, dijo.