Escucha esta nota aquí

Desde este lunes los restaurantes han abierto sus puertas para recibir de manera presencial a sus clientes. Esto ha sido recibido como un bálsamo por este sector, uno de los más afectados por las restricciones que se han dado de manera paulatina por la pandemia.

Se espera que los 85 negocios registrados para brindar el servicio puedan atender de manera regular hasta el viernes, así lo anticipó Fernando Medina, presidente de la Cámara Gastronómica de Santa Cruz.

Medina considera con esta nueva apertura podrá mejorar las expectativas del sector teniendo en cuenta que en la época de restricciones solo podían entregar sus productos y acceder a pedidos a través del servicio de delivery.

"En este tiempo hemos tenido un 10% de locales en funcionamiento con esta modalidad (delivery) y a los que mejor les fue reportaron un 40% de ingresos (en relación a los meses antes de la pandemia). Esperamos llegar a nivelar nuestros ingresos hasta en un 50% para estabilizar el sector", apuntó.

EL DEBER recorrió el centro de la ciudad y evidenció que en cada lugar abierto los meseros y el resto del personal utilizaba barbijos, al igual que los comensales. También se observaba alcohol en gel visibles y otros protocolos de bioseguridad que han sido exigidos por la Alcaldía para posibilitar la apertura de los restaurantes.

La propuesta inicial aprobada por el Centro de Operaciones de Emergencias Municipal fue el funcionamiento de restaurantes abiertos o con ambientes semi-cubiertos al 50% de su capacidad para minimizar cualquier riesgo de aglomeración y contagio. Se anticipó que los controles se harán de manera permanente.