Escucha esta nota aquí

Acababa de celebrar Año Nuevo, se sentía con la salud óptima y una prueba preventiva identificó que Sebastián Moreno se había contagiado de coronavirus. En ese entonces, él creía que era uno de los miles de 'asintomáticos' que podían ir propagando la enfermedad.

Sin embargo, con el pasar de los días fue desarrollando síntomas, como fiebre, dolor de garganta y cabeza, malestar general y cansancio crónico. Hoy, en el día 23 de encierro, el humorista cuenta que sigue dando positivo a la prueba y que está cumpliendo un riguroso tratamiento y aislamiento en su domicilio.

"Sentí como un resfrío fuertísimo; tuve dolores de cuerpo, más en la espalda y la cadera. Lo peor de todo es el cansancio durante el día", comparte el presentador, que fue recetado con fármacos como Azitromicina, Regental, Cuore, Trassil y Kaloba, además de antiagregantes.

"Mejor usar barbijo y alcohol a quedar como un estropajo. Yo los usaba, pero al menor descuido me contagié", expresa, insistiendo en que las personas deben cuidarse, ya que él, de 39 años y saludable, llegó a pasarla tan mal.

Según su médico de cabecera, todavía le falta como una semana más para superar la enfermedad y en este tiempo su hígado empezará a "afectarse" porque "está eliminando todo el proceso inflamatorio que se produjo". Después, le explicó que empezará a crear anticuerpos que lo protegerán por un tiempo, pero si se expone a una carga viral alta corre el riesgo de recaer. 


Comentarios