Escucha esta nota aquí

El sistema inmunológico del cuerpo humano es como un ejército de soldados que están listos para defenderlo en caso de ataques externos. Cuando los antígenos, que son bacterias o virus, ingresan al organismo, las células inmunológicas atacan, causando una inflamación como respuesta a la infección, empezando así la defensa.

Los glóbulos blancos se transportan por el torrente sanguíneo hasta el lugar de la infección y solicitan ayuda para proteger al cuerpo humano. Cuando la amenaza desaparece, la inflamación cede.

Cuando las personas gozan de buena salud su sistema inmunológico puede distinguir entre los tejidos propios del cuerpo y los extraños que lo invaden y empezar la defensa del mismo; mientras que si la salud es precaria, el sistema inmune no identifica los tejidos propios y los invasores, ocurriendo acciones erróneas, que no permiten la defensa del cuerpo. 

Por ello, cuando un virus como el Covid-19 ingresa al organismo, si está fortalecido, empieza la defensa contra los agresores, pero si no es así, deja que lo invada y cause estragos, complicando la integridad de la persona.

El sistema inmunológico consta de tres partes principales, la innata, que es con la que se nace y que acompaña al ser humano toda su vida; la adaptativa, que se adquiere a  lo largo de los años y es cuando el cuerpo está expuesto a microbios; y la pasiva, que es prestada y tiene una corta duración, como las defensas que otorga la leche materna que protege al niño solo por un tiempo. Estos tres sistemas trabajan conjuntamente.

El médico boliviano José Égüez explica que el sistema inmunológico está alerta las 24 horas del día para defender al organismo de cualquier invasión extraña, con todo un equipo de células que se organizan y cooperan entre sí. 

Cómo fortalecer el sistema inmunológico

Existen dos maneras de hacer fuerte al sistema inmune del cuerpo. El primero es por medio de una buena dieta, consumiendo verduras, frutas, fibras, lácteos, agua, alimentos frescos y ricos en vitaminas A, C y D, y minerales como el zinc, magnesio, potasio y fósforo.



La otra forma es haciendo ejercicios, manteniendo el cuerpo en movimiento, ya sea caminando, trotando o realizando una serie de estiramientos de los músculos. También es necesario alejar el estrés y los estados de nervios

El buen humor y los pensamientos positivos fortalecen este sistema, mientras que el aburrimiento y la negatividad lo debilitan.

Existen señales que el cuerpo da cuando el sistema inmune está mal. Las infecciones recurrentes, como la amigdalitis o el herpes, los resfriados seguidos, fiebre y escalofríos, cansancio excesivo, náuseas y vómitos, y la diarrea, son síntomas de que el sistema inmune tiene problemas, que está debilitado y que los virus lo están atacando.

Cambios con la edad

Con el paso de los años, el sistema inmunológico cambia y se deteriora. Los soldados que defienden el cuerpo de posibles ataques externos se cansan, se debilitan y ya no actúan eficientemente, establece la página web de salud MedlinePlus.

Por ello es que el sistema inmunitario se vuelve lento y eso aumenta el riesgo de enfermarse. Algunas vacunas, como las antigripales, ya no funcionan tan bien. Inclusive se puede padecer de dolencias autoinmunitarias, es decir que el sistema inmune, por error, destruye los tejidos sanos del cuerpo.

Las enfermedades tardan más en sanar, pues el accionar de este sistema es lento y hasta existe la posibilidad de que aparezca algún tipo de cáncer.

Las personas mayores deben cuidarse de las caídas, lesiones y accidentes caseros, porque ellos ponen en aprietos a su sistema inmune.

Sistema inmune y coronavirus

La pandemia que se está viviendo actualmente se desarrolla en un escenario de enfrentamiento entre dos grandes y poderosos ejércitos, los virus que ocasionan el Covid-19 y la sublime legión de células y moléculas que luchan por detenerlo en el cuerpo humano. Quien tenga un sistema inmunológico fuerte, ganará, afirma la viróloga e inmunóloga Margarita del Val, en un estudio que publicó la revista Ciencia del diario español ABC.

Los virus del Covid-19 que ingresan y agreden un cuerpo humano, tienen la respuesta de defensa y también de ataque de parte de las células del sistema inmune. Si los invasores triunfan, aparece la enfermedad con todas sus consecuencias, llegando inclusive hasta la muerte.