Escucha esta nota aquí


Desde julio se viene hablando de la vacunación de los menores de 18 años en el país, a finales de agosto el ministro de Salud, Jeyson Auza, dijo que no dependía de los requerimientos de determinadas organizaciones, después de que algunos padres de familia insistieran en esto como condición para el retorno a clases presenciales.

Hasta finales de septiembre, aún no hay novedades sobre las vacunas a los niños y adolescentes, más difícil aún es vislumbrar esa posibilidad, luego de que las segundas dosis de la Sputnik V para adultos llegaran, en algunos casos, hasta con un mes de retraso.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) aconsejó la vacunación a los mayores de 12 años, pero solo después que otros grupos vulnerables hubieran sido inmunizados.

Estados Unidos y Canadá empezaron a vacunar a mayores de 12 años desde mayo. En Latinoamérica, Uruguay y Chile estuvieron entre los primeros.

Según la BBC, Argentina, Colombia, Costa Rica, Ecuador, El Salvador, Panamá, Paraguay, Perú y República Dominicana también empezaron a vacunar a niños con comorbilidades a partir de los 12 años, entre junio y julio.

Cuba se convirtió a principios de septiembre en el primer país del mundo en vacunar a niños a partir de los dos años.

El infectólogo Carlos Paz, que trabaja en Bolivia y Brasil, indicó que en el caso del país vecino, desde agosto se está vacunando en San Pablo a niños a partir de los 12 años con la Pfizer.

Explicó que el Instituto Butantan, de San Pablo, solicitó a la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa) que revise la documentación para vacunar a los niños a partir de los tres años, y fue recusada. “Butantan está preparando la documentación con los pedidos de Anvisa”, dijo.

Para Paz, Bolivia ya debería iniciar una vacunación, principalmente en los niños a partir de 12 años que tienen factores de riesgo, problemas cardiacos, neumopatías crónicas, síndrome de Down, inmunodeficiencias, obesidad, embarazadas adolescentes, y niños con problemas neurológicos, como parálisis infantil, que han sido los más afectados en las anteriores olas. “Hasta un 75% de los muertos por debajo de los 19 años tenía algún factor de riesgo”, aclaró.

Según él, ninguna de las vacunas que hay en Bolivia han sido autorizadas para los niños, con excepción de Pfizer, a partir de los 12 años. “Estudios de fase 2/3 por la Pfizer se están realizando en niños a partir de los cinco años, que supuestamente este mes serán publicados. Y Moderna ya fue aprobada por la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) a partir de los 12 años”, agregó.

CUARTA OLA

Para el presidente de la Sociedad Boliviana de Infectología, Juan Saavedra, si se logra que hasta fines de octubre el país llegue a 60 o 70% de población vacunada con dos dosis, probablemente el inicio de la cuarta ola se postergue para enero, y sea de menor impacto, “pero en este momento apenas tenemos un 40% de población vacunada con ambas dosis”, dijo.

Saavedra recordó que la mutación delta produce más transmisión, es más infecciosa y por tanto produce mayor carga viral, favoreciendo el desarrollo de neumonía rápidamente, “por tanto es un virus muy agresivo”, alertó.

Puso como ejemplo la cuarta ola que están pasando EEUU, Europa, etc., según Saavedra, muestran que los grupos que al principio estaban parcialmente protegidos, los adolescentes y los niños, actualmente se están infectando.

“En Estados Unidos, de cada cuatro infectados, uno es niño, y esos niños también están yendo a la Unidad de Terapia Intensiva (UTI), y están falleciendo. Por eso los demás países han tomado la decisión de vacunar no solo a los adolescentes, a los mayores de 12 años, sino también a los mayores de seis años”, indicó.

Basado en los estudios y ensayos clínicos, Saavedra dijo que por ejemplo la vacuna de Pfizer, administrada en mayores de 12 años, brinda una protección, una eficacia del 100%, y que en base a esos datos, en EEUU y en Europa ya se está vacunando a los mayores de 12, “y eso es algo que también tenemos que incorporar en el país”, recomendó.

Asimismo, recordó que China ha probado una de sus vacunas en mayores de tres años, la Sinopharm, pero por el momento solo en las fases 1 y 2, estudio que se hizo público el 17 de septiembre. Dijo que probablemente los resultados de la fase 3 se conozcan pronto. Saavedra hizo una recomendación al equipo de salud de la Gobernación, le sugirió dar un paso atrás en la decisión de desviar Bs 54 millones que eran para la compra de vacunas, y que estarían yendo a inversión en UTI. Para el infectólogo, esta es una gestión equivocada.

“En el departamento de Santa Cruz necesitamos vacunas para los adolescentes de más de 12 años, que es una población de 500.000 personas, que necesitan recibir una vacuna eficaz, pero también hay que pensar en una tercera dosis de las personas mayores de 50 años y que tienen enfermedades crónicas. La mejor manera de prevenir que los pacientes lleguen a UTI es vacunándolos”, exhortó.

El experto recordó que luego de seis meses la vacuna va perdiendo eficacia. Según él, no se está dando mucha importancia a los menores porque, según lo que se publica en la prensa, las autoridades a nivel nacional están esperando la luz verde de la OPS y del Comité Científico. Sin embargo, Saavedra cree que la evidencia es suficiente, en toda Europa y EEUU, en Chile, Uruguay, Argentina. etc. Pero además cree que no se están aplicando las vacunas a menores en el país, “probablemente faltan dosis de vacunas, y se espera que los adultos terminen de vacunarse”, dijo.

En el caso de que en Bolivia se decida no aplicar la vacuna a los niños, recomendó que estén en medio de un rebaño que esté inmunizado. “Significa que por lo menos el 70 a 80% de los adultos y adolescentes deben estar vacunados, y con ambas dosis”, insistió.

Comentarios