Escucha esta nota aquí

Las condiciones para Blooming en este clásico 178 de la historia liguera, eran ideales, venía de ganar su último encuentro, estaba ubicado tercero en la tabla con 22 puntos, llegaba con una ofensiva consolidada y como cereza del postre, celebraba su aniversario número 71. Sin embargo así como en el amor, en el fútbol son goles y no buenas razones lo que al final manda.

Blooming, como local, salió a buscar el partido,  propuso, presionó los 90 minutos del encuentro, pero se encontró a un rival con hambre de triunfo (ansioso por tomarse la revancha del clásico de ida) e inteligente en su planteamiento.

Desde el inicio del partido Oriente anuló de forma constante al principal volante creativo celeste, Joselito Vaca. De todas maneras, Blooming insistió minuto a minuto por la banda izquierda, lo que provocó tener un juego completamente previsible. Esquema que no permitió que brille ni uno de sus principales diamantes, como lo son el volante-lateral José Sagredo, junto con el ‘Picante’ Pereyra y Blas Pérez, delanteros  que tuvieron que bajar en busca del balón para inquietar.

Mientras que en Oriente todas sus gemas brillaron más que nunca. ‘Billy’ Viscarra salvó en repetidas ocasiones el arco refinero. Johnny Mostasilla desplegó su mejor fútbol en la temporada. Un Pedro Azogue que fue eficiente a la hora de definir y volvió a ser el volante que la gente tanto extrañaba. Además de un Carmelo Algarañaz que tras dos partidos se vuelve a encontrar con el gol.

Ni un penal salvó a la academia de una noche para el olvido. Pero así como en el amor uno tiene citas inolvidables, otras que lo dejan con sabor a poco, existen otras que recodarán solo para aprender de los errores cometidos, y asegurarse que esto nunca, nunca se vuelva a repetir.  

 

Comentarios