Escucha esta nota aquí

Lejos del equipo firme de los últimos partidos y cerca del naufragio, así anduvo Oriente en buena parte del primer tiempo del partido jugado en Yacuiba. Se vio superado por el rival y también por sus yerros colectivos e individuales, confundido al tomar un gol y golpeado severamente al recibir el segundo que lo dejó al borde del nocaut en varios pasajes, sin reacción ni fútbol para afrontar momentos adversos.

No ayudó Villegas... no ayudó cuando de cambios se trató. Al inicio del segundo tiempo volvió con el mismo equipo, poco entendible si en la primera parte hubo jugadores que no aparecieron. Cuando se va perdiendo de esa manera, se debe arriesgar y una apuesta hubiera sido darle entrada a Maximiliano Freitas y sacar a Mostasilla, de flojo primer tiempo. En esas circunstancias lo importante era potenciar la ofensiva.

Otra opción era Bejarano, pero de inicio. Visto lo que rindió en el poco tiempo que jugó, fue una pérdida de tiempo tenerlo en el banco. Deni se siente bien en el área y lo expresa en cada intervención. Es crédito abierto para el nueve.

Oriente echó por la borda una excelente oportunidad de seguir cerca de la punta y pelear por el título. ¿Volver atrás? Quizás Villegas quisiera para replantear algunas cosas, también varios jugadores, y así poder dar algo más, unas gotas más de sudor y sacrificio.  

Comentarios