Desde Las Gradas

MUNDIAL 2018

Opinión: Del salón de clases a los mundiales

Escucha esta nota aquí

El apodo ‘Maestro’ de Óscar Washington Tabárez no es casualidad. El entrenador de Uruguay, antes de sentarse en los banquillos, enseñaba en escuelas.

El Maestro Tabárez, que en Rusia está dirigiendo a la selección uruguaya  por cuarta ocasión en una Copa del Mundo (tres de forma consecutiva),  ha logrado el gran cambio que Uruguay necesitaba, según Wilmar Valdez, presidente de la Asociación Uruguaya de Fútbol.

Al estratega no le tembló la mano a la hora de depurar al seleccionado charrúa de viejos vicios: mal comportamiento dentro y fuera de la cancha, indisciplina y expulsiones recurrentes.

En más de una ocasión, el capitán de Uruguay, Diego Godín, ha relatado cómo el cuerpo técnico, a la cabeza del Maestro, les llama la atención a los jugadores, incluso cuando son expulsados en partidos que disputan con sus clubes.

Desde que reasumió la dirección técnica de Uruguay (a la cual dirigió en Italia 1990) el 7 de marzo de 2006, Tabárez clasificó en todas las eliminatorias que disputó desde entonces: 2010, 2014 y 2018.

En Sudáfrica 2010 alcanzó el cuarto puesto con una actuación que revivió en la memoria colectiva los viejos tiempos de gloria que vivió la Celeste en las primeras décadas del siglo XX.   

Cuatro años más tarde fue eliminado en octavos de final, dejando en el camino a Italia e Inglaterra. Antes de eso,  ganó la Copa América disputada en Argentina en 2011.

Lo primero que les pide Tabárez a los jugadores es una adhesión total a la camiseta. “No somos potencia, pero nos sentimos más fuertes que cuando empezamos por el esfuerzo grupal, la solidaridad, la capacidad de superar momentos difíciles, de caerse y volver a levantarse”, dijo en una oportunidad.

Con 71 años, el Maestro se transformará en el director técnico de mayor edad en Rusia, otro logro en una carrera vestida de gloria.

Comentarios