Escucha esta nota aquí

Si Oriente fue incapaz de ganarle a Petrolero, es señal de que no está en condiciones de ser campeón. Falló en su intento de ponerse a dos puntos de Bolívar ante un rival que, sin técnico, último en la tabla y con sus problemas económicos, tuvo un corazón más grande. Le ganó en la ida y se dejó empatar, sobre el final, con un Oriente irregular, impredecible.

Una victoria en Yacuiba podía haberlo acercado al puntero, y con un poco más de presión obligarlo a fallar en el camino. En cambio, el que falló fue Oriente con otra frustrante actuación, como en el duelo de ida ante este mismo rival. Después de haber conseguido un triunfo épico en La Paz ante The Strongest, el hincha volvió a ilusionarse y a confiar de nuevo.

Sin embargo, a cuatro puntos de Bolívar y con la misma cantidad de partidos jugados la pelea ahora ya no es palmo a palmo, por el mejor fixture que tienen los celestes en relación a los albiverdes, justo en la recta final del campeonato.

Como en torneos pasados, Oriente volvió a aflojar cuando no debía y así es imposible llegar a su ansiada quinta estrella. Difícilmente Bolívar deje escapar puntos como lo hizo el equipo de Eduardo Villegas en Yacuiba, donde otros, como Blooming, fueron y ganaron fácilmente. Una pena por los hinchas que no dejan de creer en su equipo.

El camino que separa a Oriente del título es cada vez más distante y las probabilidades de ser campeón se reducen al mínimo. Como la esperanza es lo último que se pierde, habrá que esperar el desenlace de esta historia.

Comentarios