Escucha esta nota aquí

Destroyers fue el club que recibió un duro golpe con las decisiones que se tomaron en el congreso ordinario que realizó la Federación Boliviana de Fútbol (FBF) el pasado viernes en La Paz. Expulsaron a su expresidente, Robert Blanco, del comité ejecutivo por haber acudido a la justicia ordinaria (ganó un amparo constitucional) para ser reconocido como presidente de la FBF y, además, dejaron sin efecto el documento firmado en diciembre del año pasado por los 14 clubes de la División Profesional para que Destroyers vuelva a jugar la temporada 2021 en el fútbol rentado.

Carlos Blanco, titular del club decano del fútbol cruceño, lamentó que 'entre gallos y medianoche' la dirigencia del fútbol profesional haya olvidado un acuerdo que se aprobó por unanimidad a fines del año pasado y que gracias al desprendimiento de Destroyers se evitó un conflicto que pudo complicar el desenlace de la temporada.

“Desconozco al congreso de la FBF y la posterior elección del presidente. Para mí todo fue ilegal. Mientras siga esa gente en la Federación, voy a esperar todo lo malo. Ese bloque nunca se ha quejado de nada. Para ellos todo está perfecto. Además, la decisión de no permitir que Destroyers vuelva el próximo año a la División Profesional es totalmente dictatorial. Así no se puede corregir el fútbol boliviano. Así es imposible y lo que mal empieza, seguro que acabará mal”, sentenció

El directivo destroyista fue muy crítico con la posición que tomó Real Santa Cruz en la reunión del viernes, tomando en cuenta que la determinación de Destroyers, hizo posible que el club albo ascienda a la División Profesional sin jugar el descenso indirecto el 2019.

“Lo que ha hecho Real Santa Cruz es vergonzoso. Sale hablando que apoyaría y que era correcto que suba Destroyers el 2021y después termina traicionándonos en el congreso. Se convirtió en títere de ellos (FBF), en borrego de esa gente. Es una pena por un club en el que tengo muchos amigos, pero lastimosamente ahora está en manos de esa clase de dirigentes”, se quejó Blanco agregando que Destroyers pudo haberse sumado al grupo que respalda al comité ejecutivo, pero optó por mantenerse firme en su posición.

“Destroyers pudo estar ahí, pero yo no hago pactos con el diablo. Tuve dos ofertas para que mi club esté en la División Profesional el próximo año. En la vida hay que tener dignidad y yo no me voy a ensuciar”, acotó.

También se refirió a la elección de Fernando Costa, de quien dijo tenía una buena impresión por lo que viene haciendo  en su club Always Ready.

“El que es líder une y creí que Fernando Costa era un buen líder. Pensé que no iba entrar por la ventana como lo hizo”, sostuvo.

 ¿Cuál será la medida a tomar? Blanco respondió que este lunes se contactó con el consorcio de abogados españoles que contrató para evaluar el tema y le aconsejaron que lo mejor es esperar el fallo del Tribunal Constitucional de Sucre sobre el Amparo presentado por su hermano (Robert) y que la Conmebol y FIFA se pronuncien sobre el congreso del viernes y la elección de Costa.

“Ese  fallo será clave para el futuro de Destroyers y el fútbol boliviano. Hay que esperar. Eso me dijeron mis abogados. Ellos (FBF) saben que se les puede venir algo grave y saben que se les puede caer todo. Tengo que tener fe. Alguien tiene que hacer valer lo que es correcto. No importa el costo y el tiempo que dure, pero algún día alguien tendrá que resarcirme los daños porque tengo muchos gastos por este perjuicio. De todas maneras, ya no voy a ser el cordero del sacrificio. Voy a ir hasta lo último. Tiene que haber justicia en algún lugar”, puntualizó.