Escucha esta nota aquí

La fatídica noche del defensor de Oriente Petrolero, Mario Cuéllar, se dividió en tres duros momentos. Primero cuando se fracturó el peroné de la pierna izquierda y sufrió una luxación del tobillo, después el episodio en que no podía ser trasladado a la clínica ante la ausencia del chofer de la ambulancia y posteriormente las dos horas de cirugía que fue exitosa para tranquilidad de sus seres queridos.

Cuéllar ingresó al quirófano de la clínica Foianini a las 1:20 de este lunes. El médico Carlos Pérez fue el encargado de intervenirlo y previamente había anunciado a la familia que duraría dos horas y así fue. A las 3:30 salió a la sala de recuperación con la tranquilidad de que todo salió bien. “Fue todo un éxito, estuvo a cargo del médico Carlos Pérez que es médico del club, todo salió favorable”, informó Jeus Salvatierra, también galeno del club refinero.

Fuentes de la interna del club, aseguraron de que le tuvieron que reconstruir los ligamentos del tobillo izquierdo y le colocaron una placa por la fractura. “Mario Cuéllar fue intervenido a la 1:00 de la madrugada, la cirugía duró dos horas. Fue una fractura de peroné y una luxación de tobillo”, añadió Salvatierra en conferencia de prensa, antes del inicio de la práctica matinal.

Su etapa de recuperación iniciará con la inmovilización de la pierna izquierda por tres meses, no debe pisar. Además, cumplirá con una dieta estricta para prevenir que no suba de peso y realizará trabajos especiales para no perder su estado físico. Luego lo evaluarán para conocer si su evolución es favorable y así dar el siguiente paso.

“Estará tres meses en su etapa de recuperación y en el cuarto entrará a la etapa de fortalecimiento y posteriormente  volverá a ingresar a un campo de juego. Él se encuentra tranquilo, al principio estaba un poco nervioso, pero después se lo logró controlar”, añadió Salvatierra.

Cuéllar se despide del torneo Clausura y tendrá que cumplir a cabalidad con su tratamiento para retornar en marzo, cuando el Apertura 2020 se esté jugando.

¿Qué pasó?

Corría el minuto 74 del partido entre Oriente Petrolero y Guabirá, Juan Carlos Montenegro ingresaba por el sector izquierdo del rival y en eso Cuéllar se lanza para cerrar la llegada. Se trabó en el césped y ocasionó una fractura del peroné de la pierna izquierda. El equipo refinero, que ya perdía por 1-2, se quedó con diez futbolistas porque Luis Marín Camacho ya había realizado los tres cambios.

Comentarios