Escucha esta nota aquí

Se levanta el telón. Primer acto de una nueva versión de la Copa América hoy, a ciento cinco años de su creación, y bajo la sombra de la pandemia de coronavirus que puso en duda su realización.

Cuatro ciudades de Brasil serán escenario del viejo campeonato sudamericano: Brasilia, Goiánia, Cuiabá y Río de Janeiro.

El torneo se inicia esta tarde con el encuentro entre Brasil y Venezuela, desde las 15 horas, en el estadio Mané Garrincha, de la capital brasileña.

Luego, a las 19, se enfrentarán Colombia y Ecuador en el Arena Pantanal de Cuiabá.

Brasil, defensor del título conquistado en 2019, es nuevamente el favorito para quedarse con la Copa América.

El Scratch -apodo ganado en Suecia por la manera de manejar con maestría el balón, relacionado con un Dj diestro en mezclar discos- integra el Grupo B junto a Venezuela, Colombia, Ecuador y Perú, y surge como el candidato al título por el equipo poderoso con que cuenta y que lidera cómodo las clasificatorias de la Copa del Mundo Catar 2022.

Neymar, Casemiro y Marquinhos lideran el plantel que conduce Tite, ganador de la anterior versión de manera invicta, y que ahora muestra solidez regularidad en su juego.

Argentina surge como otro de los serios aspirantes a la corona, conducido por Lionel Messi. Los albicelestes escoltan a los brasileños en las eliminatorias, y en 2019 llegaron hasta semifinales, donde fueron eliminados por los anfitriones.

La inestabilidad como equipo es uno de factores que le juegan en contra.

Argentina forma parte del Grupo A al igual que Uruguay, Chile, Paraguay y Bolivia.

Después aparecen con ciertas posibilidades Uruguay, Chile y Colombia.

El uruguayo es un equipo de oficio que lucha contra la falta de efectividad pese a tener dos goleadores de la categoría de Luis Suárez y Edinson Cavani.

Los colombianos llegan a la Copa con un nuevo entrenador, Reinaldo Rueda, que intenta darle una nueva fisonomía, prescindiendo incluso de su jugador más destacado en el ámbito internacional, James Rodríguez.

Los chilenos se aferran a su famosa “Generación Dorada”, con la que consiguió ganar dos veces el torneo, convertido hoy en un grupo de mucha experiencia comandada por Alexis Sánchez, Arturo Vida, Gary Medel y Claudio Bravo.

El resto compite con la esperanza de convertirse en la sorpresa del campeonato, como lo fue Perú en 2019, que acabó como subcampeón al perder la final con Brasil.

El equipo del argentino Ricardo Gareca intenta recuperar el juego que lo clasificó al Mundial de Rusia 2018 y lo llevó a disputar el título en el campeonato sudamericano pasado.

Cuenta con la misma base, pero con la gran ausencia de su capitán y líder futbolístico, Paolo Guerrero, que quedó al margen del platel porque no se recuperó de una lesión.

Bolivia, que integra el último pelotón junto a Ecuador, Paraguay y Venezuela, llega con la premisa de demostrar que empieza a crecer, alentada por los últimos resultados en las eliminatorias.

La Copa América, el objeto del deseo, está en marcha.

Comentarios