Escucha esta nota aquí

Bélgica, con un decisivo Kevin De Bruyne, que anotó un gol y dio una asistencia en su regreso tras su lesión en el rostro en la final de Champions, se clasificó para octavos de final de la Eurocopa tras derrotar ayer por 2-1 a Dinamarca, ante 25.000 espectadores en Copenhague, en la segunda jornada del Grupo B.

Los daneses, privados de Christian Eriksen, tras su dolencia cardiaca, y al que se rindió un homenaje en el minuto 10 con una salva de aplausos de espectadores y jugadores, habían abierto el marcador por medio de Yussuf Poulsen (2), pero al final no pudieron dedicar una victoria a su número diez, que sigue en el hospital.

Bélgica, que ya había ganado a Rusia (3-0), el sábado en la primera jornada, empató por medio de Thorgan Hazard (55), con asistencia de Kevin De Bruyne, que había entrado en el descanso y acabó anotando el tanto del triunfo (70).

Las cosas parecían ponerse de cara al principio para Dinamarca, que buscaba rendir homenaje a Eriksen y recuperarse de la derrota del debut ante Finlandia por 1-0.

Un error del defensa belga Jason Denayer fue aprovechado por Pierre-Emile Hojbjerg, que robó el balón y cedió a Yussuf Poulsen, que marcó en el minuto 2.

Pero Bélgica, selección número uno en el ránking de la FIFA, logró el empate en el minuto 55 por medio de Thorgan Hazard, hermano pequeño del jugador del Real Madrid, Eden.

La estrella belga De Bruyne no se conformó con esa asistencia en el empate, sino que marcó el tanto de la victoria en el minuto 70, en una jugada colectiva, que terminó con un remate del jugador del Manchester City.

Comentarios