Escucha esta nota aquí

El clásico 187 de la historia profesional se pone en marcha este domingo desde las 19:30. Blooming llega bien, con una racha de 824 días sin caer ante su clásico rival lo que se traduce en dos años, tres meses y dos días; pero además, con un Roberto Fernández en gran momento, y con Paúl Arano ansioso de seguir vistiéndose de héroe. Su rival apunta a cortar esa racha y sus principales armas son el argentino Lucas Mugni y José Alfredo Castillo que reaparecerá en ofensiva.

En Blooming las últimas noticias giraron en torno a quienes no estarán esta tarde: los brasileños Rafina y Rafael Barros, con sendas lesiones de rodilla. En principio se habló de la posibilidad de que Rafinha entre en la lista, pero al final se la descartó; es más, debe esperar una semana más para hacer trabajo con balón, mientras que sobre Barros, todo apunta a que tendrá que pasar por el quirófano por la rotura parcial del ligamento en la rodilla izquierda.

En Oriente se anticipan dos variantes con relación al último duelo ante Destroyers: el retorno al mediocampo de Norberto Palmieri por Daniel Rojas, y de Castillo por el argentino Nicolás Franco. En el cierre de prácticas del sábado en San Antonio, el técnico Luis Marín Camacho ratificó el onceno ordenando solo un trabajo liviano. “Estamos seguros que este clásico se nos dará”, dijo el técnico interino que después de este partido dará paso para la llegada del técnico oficial.

En la previa, mucho se habló de la buena racha que mantiene Blooming con Erwin Sánchez como entrenador. Es que hace ocho clásicos que la academia no pierde y encima los últimos cinco han sido triunfos. ¿Cómo lograr mantener la hegemonía? Serán clave las proyecciones por izquierda de Fernández, el empuje y el remate de Arano y el oportunismo de Alexis Blanco, el argentino que siempre aparece y que está aprovechando al máximo su oportunidad.

Para Oriente y bien lo han dicho su técnico y su nuevo presidente (Ronald Raldes) este es el momento de cortar la racha celeste. Y para conseguirlo basan su juego en Lucas Mugni, el 10 que se ha convertido el eje del juego, que no solo apoya en ofensiva sino que reparte hacia los costados para aprovechar la velocidad de jugadores como Jhon García y Mauricio Sperdutti. Pero además, cada vez que tiene espacio, Mugni tiene total licencia para pisar el área rival.

Erwin Sánchez, el técnico celeste, lo sabe, aunque ha estado centrada más en lo que Blooming tiene para mostrar. La principal novedad se centra en la zaga, donde Agustín Sandoná ocupará el lugar del paraguayo Óscar Velásquez. Sandoná estará junto a José María Carrasco que se ha convertido en un inamovible en la defensa celeste que además completan Robert Cueto, por derecha, y Fernández, por izquierda. Sandoná llegó al país en reemplazo de Erramuspe.

En Oriente, Camacho se decidió por Palmieri en el medio aprovechando la capacidad que el argentino tiene en el corte de la jugada rival, pero además en su despliegue físico. Se valora de él también la entrega el balón y su capacidad para ayudar a los centrales, que volverán a ser Gustavo Olguín y Suelinton Nogueira, respaldados por el capitán ‘Ricky’ Áñez, por derecha, y José Luis Pérez, por izquierda. Los albiverdes vienen de ganarle a Destroyers el domingo.

Comentarios