Escucha esta nota aquí

El infatigable Kanté, el héroe en la sombra del éxito del Chelsea omnipresente e infalible, el infatigable centrocampista francés N’Golo Kanté firmó un nuevo recital el sábado en Oporto durante la final de la Liga de Campeones que su equipo, el Chelsea, ganó 1-0 al Manchester City. La prueba de su aportación fue su elección como mejor jugador de la final.

A unas semanas de la Eurocopa (11 junio-11 julio), Kanté termina un primer maratón: siendo un maestro en el centro del campo de los ‘Blues’, este menudo mediocampista (1,68 metros) ha sido clave para el gran éxito de su club, que antes de este sábado solo había sido campeón de Europa en una ocasión, hace nueve años (2012).

“Esto es increíble, es el resultado de muchos esfuerzos, muchas dificultades durante la temporada, pero al final es el trabajo de todo un grupo. Supone alegría, orgullo”, explicó a la televisión francesa RMC Sport. Preguntado sobre si puede aspirar al Balón de Oro, echó balones fuera. “No, por ahora saboreamos la Liga de Campeones. La Eurocopa viene pronto, iré con la selección de Francia y espero también ganar”, apuntó.

Fiel a su costumbre, Kanté, campeón mundial con los ‘Bleus’ en 2018, da muestras de timidez, pero sobre el césped estaba presente en cada rincón. CAMPEONES Los jugadores del Chelsea festejan el título de la Liga de Campeones en Oporto, luego de vencer al City Al descanso era ya el jugador que más había corrido, con 6,16 kilómetros en sus piernas y 24 carreras de alta intensidad en esos primeros 45 minutos.

En la segunda parte siguió con su ‘master class’, en ataque y guiando el ataque, dando ritmo al juego del Chelsea. Gracias a su aportación, el técnico Thomas Tuchel no tuvo que preocuparse en exceso cuando el brasileño Thiago Silva tuvo que ser sustituido por lesión al final de la primera parte. Kanté parecía multiplicarse por tres.

Tras estar a punto de marcar de cabeza pese a su reducida estatura en la primera parte (minuto 17), en la segunda fue providencial para evitar situaciones de peligro en contra. No participó en la construcción del gol de Kai Havertz (42), pero también supo aportar ofensivamente.

En el ‘37 protagonizó una veloz cabalgada hasta el área rival, antes de ceder para Havertz, que perdió el control del balón. Kanté se lesionó en un aductor a mediados de mayo, en la penúltima jornada de la Premier League, hace apenas once días. No participó por ello en la derrota ante el Aston Villa (2-1), el pasado domingo, pero Tuchel sabía que debía contar con él como titular este sábado.

Esta temporada, Kanté se ha perdido diez partidos, cuatro de ellos por lesión. “Es enorme. No sé qué decir. Es increíble. Corre por todas partes, marca la diferencia, crea espacios... Con él tienes la sensación de que juegas con doce”, le alabó su compatriota Olivier Giroud a la televisión RMC Sport.

Guardiola, entrenador genial, pero demasiado cerebral

Con un nuevo experimento táctico en la final ante el Chelsea, el entrenador del Manchester City, Josep Guardiola, vivió una enorme decepción y reforzó su imagen de técnico genial pero en ocasiones demasiado cerebral. De entrada, Guardiola sorprendió a todos modificando el esquema táctico con el que tanto hizo sufrir al París Saint-Germain en semifinales (2-1, 2-0).

“Cruzó la estrecha frontera entre ser un genio y la locura, y decidió que una final de la Liga de Campeones era el momento adecuado para hacer uno de sus experimentos de profesor loco”, estimó el tabloide británico The Sun. “El gran alquimista del Manchester City acabó creando solo una bomba fétida, con un City sin un centro del campo defensivo ni un delantero centro nato”, analizó. Para The Guardian, Guardiola “inventó una nueva manera de perder para sondear nuevas profundidades de su frustración”.

La revancha de Thomas Tuchel, de técnico despedido a campeón

Despedido por el París Saint-Germain en Navidad, el técnico Thomas Tuchel se tomó la revancha el sábado, al conquistar la Liga de Campeones con el Chelsea, un equipo que en menos de seis meses ha remodelado a su estilo, exigente y carismático a la vez. Para el alemán de 47 años, los viajes a Portugal se repiten, pero con suerte dispar. El pasado 23 de agosto, en Lisboa y como entrenador del París SG, Tuchel se quedó sin levantar la deseada ‘Orejona’, batido en la final por el Bayern Múnich (1-0). 

‘TT’ regresó casi un año después, esta vez con la gorra azul del Chelsea y la experiencia de aquel partido, del que “aprendió”. Esta vez, los ‘Blues’ se impusieron al Manchester City (1-0) y Tuchel estalló de alegría, repartiendo abrazos y sonrisas. ¡Qué manera de volver a impulsar una carrera! Hace menos de seis meses, el 23 de diciembre, el técnico bávaro fue cesado por el PSG pese a haber completado un 2020 casi perfecto, ganando los cuatro títulos nacionales y clasificando al equipo francés a su primera final de la Liga de Campeones. “Pasé una Navidad de mierda”, reconoció.

Comentarios