Escucha esta nota aquí

La colombiana Caterine Ibargüen, campeona olímpica de triple salto, dio las gracias a Dios "por estar aquí, que era lo único que pedía", después de su lesión en los Panamericanos de Lima.

Presente en sus quintos Mundiales consecutivos, Ibargüen indicó que buscó la clasificación a la final de un solo salto. "No se consiguió, tuve que hacer el segundo, pero ya estamos en la final. Muy contenta y agradecida a Dios por darme la oportunidad de estar aquí, que era lo único que le pedía y se consiguió".

En la lucha por las medallas promete "dar lo mejor en la última prueba de la temporada".

"El recorrido de mi historia deportiva me jugó una buena jugada a nivel mental por poder llevar mi cuerpo a mi máximo nivel pese a los problemas físicos (fascitis plantar en el pie izquierdo). En la final daré lo mejor", aseguró.