Escucha esta nota aquí

Susto y orgullo fue la que provocó el joven atleta Kade Lovell a su madre tras equivocarse de trayecto y terminar imponiéndose en una prueba de 10 kilómetros para adultos en Minnesota – Estados Unidos, con un minuto de ventaja sobre el segundo.

Lovell debió terminar su participación en la prueba de 5 kilómetros que tuvo su meta especial. El atleta se equivocó de camino y continuó su trayecto en la competencia para adultos. Su madre Heather, estuvo angustiada cuando no vio cruzar la meta a su hijo y se desesperó al no encontrarlo.

La preocupación terminó cuando los organizadores llamaron a Heather y le dieron la noticia que su hijo Kade ganó la competencia de 10k con un tiempo poco más de 48 minutos.

Kade Lovell, tiene solo nueve años, ya es un corredor con experiencia que entrena tres veces por semana.







Tags