Escucha esta nota aquí

"Un sueño hecho realidad": casi con un recorrido digno de una novela de aventuras, el atacante francés Randy Nteka brilla en el Rayo Vallecano, equipo revelación de LaLiga española 2021-2022 y que se enfrenta el domingo al Atlético de Madrid en la 19ª jornada.

Randy Nteka estuvo cerca de abandonar el fútbol cuando tenía 19 años. Pero abandonó su casa en las afueras de París para probar suerte en Madrid, donde no lo tuvo fácil al principio, llegando incluso a aceptar un puesto de empleado de estadio en un club regional.

Ahora destaca con la camiseta del Rayo Vallecano, sorprendente cuarto clasificado de LaLiga española, guiado por el colombiano Radamel Falcao.

Todo comenzó en 2016, cuando un agente contactó al joven jugador, que militaba entonces en un equipo juvenil en Linas-Montlhery, en la periferia de París.

"Cuando el agente me contactó no estaba muy motivado. Sinceramente, no pensaba mucho en el fútbol. Buscaba ya pequeños trabajos para empezar una vida activa. Pero mi padre no había pasado la página. Mientras hubiera una ínfima posibilidad, él quería que lo intentara. Así que cuando el agente me contactó, él me hizo comprender que era ahora o nunca", cuenta Randy Nteka a la AFP.

- Inicios complicados -

Pero su llegada a Madrid supuso una ducha de agua fría.

"El agente no tenía contactos de verdad (...) Me caía desde muy alto, me imaginaba llegando, haciendo mi semana de prueba y, si salía bien, empezar mi carrera. Pero no, para nada", explica el jugador (1,89 m, 80 kg).

Nteka probó entonces con el Rayo, al que le gustó su perfil, pero que no tenía plaza para contratarle. El club de Vallecas, un barrio de tradición obrera de Madrid, le redirigió entonces hacia el Betis San Isidro, un club de división regional, asegurando que le iban a supervisar en esa etapa.

"Vine para una o dos semanas. Al final me quedé seis meses a prueba", resume Nteka. "El Rayo era lo único que me retenía. Me decía siempre que quizás me iban a llamar al día siguiente", relata.

Guiado por los modelos de éxito franceses en el extranjeros (Antoine Griezmann, Paul Pogba, N'Golo Kanté...), Randy Nteka tuvo que tener paciencia. Pero se enfrentaba a la falta de recursos. Para ayudarle, el Betis San Isidro le dio un puesto de empleado del estadio.

En 2017, Randy Nteka efectuó toda la pretemporada con el Rayo, pero el club dejó planear la duda sobre un eventual contrato y el jugador decidió entonces aceptar la aventura de un contrato en el Fuenlabrada, otro club de la región de Madrid, que estaba entonces en la tercera categoría del fútbol español.

"Ni conocía ese club", sonríe ahora el jugador de 24 años. "Cuando me dijeron que estaban interesados en mi perfil les dije directamente que no. Estoy un club profesional, el Rayo, quiero brillar ahí. Pero mi situación era demasiado incierta...", recuerda.

Con el Fuenlabrada, Nteka estuvo a punto de pasar a las categorías profesionales en su primera temporada. Lo logró en la segunda.

Allí vivió su recuerdo más bonito en el fútbol hasta ahora: "Cuando ascendimos (a segunda división) me costó creerme que había conseguido mi objetivo: era futbolista profesional".

- Aprendiz de Falcao -

Hasta que antes de la actual temporada, varios clubes llamaron a su puerta, incluyendo... el Rayo Vallecano.

"Me dije entonces que las cosas habían cambiado", explica. "Hoy se puede hablar de un sueño hecho realidad, pero es verdad que hubo momentos difíciles", señala.

El pasado 29 de agosto, el Rayo venció al Granada 4-0 en la tercera jornada de LaLiga española. Ese día, Nteka dio una asistencia y marcó su primer gol en el campeonato de primera división.

"Fue la primera vez que mis padres venían a las gradas desde mi regreso al Rayo. Cuando di la primera asistencia, me dije que ya estaba, que mi temporada estaba lanzada y que ya no me iba a detener. Y cuando marqué tuve la impresión de que el mundo se detenía. No me lo creía. Era increíble. Incluso hoy, a veces, veo el vídeo del gol", reconoce.

Con tres tantos y dos asistencias en 16 partidos de LaLiga, Nteka se ha convertido en una de las piezas importantes del sorprendente Rayo, donde brilla también el colombiano Radamel Falcao, del que intenta aprender día a día.



Comentarios