Escucha esta nota aquí

El deceso de Diego Armando Maradona genera diferentes reacciones en el ámbito político, tanto en el país como en la región. Su militancia en la izquierda lo llevó a ser amigo muy cercano de Fidel Castro, que justo en esta misma fecha, pero en 2016, también falleció.

“Con un dolor en el alma me he enterado de la muerte de mi hermano, Diego Armando Maradona. Una persona que sentía y luchaba por los humildes, el mejor jugador de fútbol del mundo”, publicó Evo Morales.

Inmediatamente se sumaron otros mensajes, como el del presidente Luis Arce, que lamentó profundamente la muerte del diez. “El mundo llora su irreparable pérdida. Nuestras condolencias a sus seres queridos y toda la familia futbolera”, puso.

A nivel regional, el presidente, Nicolás Maduro, expresó su tristeza, destacando que fue una “leyenda del fútbol, un hermano y amigo incondicional de Venezuela”, sentir compartido por Lula da Silva, que señaló que “su intensidad en la vida y su compromiso con la soberanía latinoamericana marcaron nuestro tiempo”.

El presidente argentino, Alberto Fernández, también exteriorizó su pesar. “Nos llevaste a lo más alto del mundo. Nos hiciste inmensamente felices. Fuiste el más grande de todos. Gracias por haber existido, Diego. Te vamos a extrañar toda la vida”, difundió.

En Bolivia otras figuras también rindieron homenaje al ‘pelusa’, tal el caso de Carlos Mesa, que lamentó la muerte del “mito mundial”. También Samuel Doria Medina escribió algo en Twitter: “No me gustaban las ideas de Maradona sobre el mundo, pero, como cualquier futbolero, disfruté y agradezco lo que hizo por Argentina y Latinoamérica en la cancha”, posteó.

Comentarios