Escucha esta nota aquí

La cancha del estadio Gilberto Parada de Montero no mostró una buena cara el domingo, cuando se enfrentaron Guabirá y Oriente Petrolero, pero la cosa será diferente dentro de 19 días, cuando los azucareros vuelvan a jugar en ese escenario, según Guillermo Saucedo, director del Servicio Departamental de Deportes (SDD).

El terreno de juego, sobre todo la parte cercana al banquillo de suplentes que está más próximo a los vestuarios, tenía bastante arena y muy poca grama, lo que provocó incluso que algunos jugadores se caigan solos en más de una oportunidad. Eso generó quejas de los propios futbolistas al final del encuentro.

TAMBIÉN PUEDES LEER: Juan Jordán Romero: “Me siento usado por la gente que quiere vender la sede”

Saucedo hizo un recuento de cómo se trabajó durante el receso en el gramado de la Caldera, que de entrada tuvo 20 días de retraso debido a los juegos estudiantiles.

“Teníamos que comenzar el 2 de junio, pero lo hicimos después del 20 porque el estadio fue utilizado para los juegos estudiantiles, así que debido a ese retraso no pudimos hacer los mismos trabajos que se hicieron en el estadio Tahuichi Aguilera”, dijo Saucedo.

Comenzaron hace dos años

Explicó además que el anteaño pasado se comenzó un proceso para que la cancha tenga solo grama bremura. Primero se trabajó en 500 metros cuadrados y luego en otros 500, hasta que a finales del año pasado y a principios de 2018 se avanzó en 4.000 metros cuadrados. Quedan aproximadamente 2.000 metros cuadrados, en los cuales se tiene grama negra, tarope, motojobobo, hoja ancha y cebollín. El total de la cancha tiene 7.500 metros cuadrados.

“Nos quedan algunas áreas de grama diferente. En el receso se atacó la grama diferente con tres golpes de herbicidas, un veneno, un químico para matar esa grama diferente. El 22 de julio, cuando se reinició el torneo, la cancha tenía manchas negras porque ese químico quemó la grama mala, la negreó y quedó pelada”, agregó el máximo responsable del SDD.

TE PUEDE INTERESAR: Blooming se desahogó con triunfo sobre Aurora

Una vez que la cancha quedó sin la yerba, se plantó la semilla de bremura, la cual ha ido creciendo hasta que para el partido del domingo entre azucareros y refineros aún no se podía apreciar desde las tribunas el crecimiento de la grama.

Irá en franca mejoría

Guabirá volverá a utilizar el estadio Gilberto Parada el 20 de septiembre, fecha en la que recibirá a Bolívar por la jornada 11 de la división profesional, antes visitará a Royal Pari y a Aurora.

Para recibir a la academia paceña, la cancha estará en mejores condiciones porque, a decir de Guillermo Saucedo, en estas casi tres semanas que quedan se reforzará con tepes y tallos, lo que obliga a poner también arena para compactar el terreno.

El presidente de Guabirá, Rafael Paz, informó que hay 11 personas trabajando en la cancha y que confía en que estará en mejores condiciones para cuando vuelvan a jugar como dueños de casa.

Saucedo apunta a que un 90% del terreno de juego estará en perfecto estado para el próximo año, cuando Guabirá tenga que jugar la Copa Sudamericana.

Comentarios