Escucha esta nota aquí

Su identificación con The Strongest desde hace más de diez años y su vínculo con el fútbol desde pequeña primaron para aceptar ser la presidenta del club atigrado, poco después de que su familia había decidido dejar la institución. Ella es María Inés Quispe de Salinas, una mujer que anticipa buscará romper los esquemas, ya que nunca antes una dama había presidido un club profesional. Ella es la esposa del presidente de la Federación Boliviana de Fútbol (FBF), César Salinas, que fue elegido mandamás del balompié nacional en abril de 2018. ¿Cómo se animó a asumir?, ¿en casa solo se habla de fútbol? Estas y otras interrogantes más, se animó a responder la señora Inés, que vive, dice, días inolvidables, ya que el 40% de su directorio son mujeres que quieren mucho al Tigre.

¿Cómo se anima y qué aspectos la llevaron a asumir la presidencia de The Strongest?

Primeramente porque soy atigrada de corazón. Siempre me he inclinado por los colores amarillo y negro, además que tuve la suerte de casarme con otro ‘Tigre’ (sonríe cuando se refiere a César Salinas), que me animó y me apoyó para decidirme a que asumiera la presidencia del club que yo quiero.

Si toda la familia Salinas había renunciado a la administración del club, ¿por qué se da su retorno en este momento?

Como soy hincha del Tigre, me dio mucha pena ver cómo quedaba el club a la deriva, después de las muchas obras que hicimos. Antes de que me vaya (con toda su familia) estuve conversando con Pablo (Escobar) y me dijo que no me aleje (‘señora, tenemos muchos proyectos). Le dije: ‘Me voy (estaba en la parte administrativa), pero voy a organizarles su pretemporada y después le dejaré el informe a la persona que venga’. Después pensé en que los chicos están afuera (entrenando) y no hay quién dé la cara. Hablé con mi esposo y le dije: ‘Voy a dar este paso, tal vez no debería’, pero de corazón así lo quería.

¿Desde cuándo empieza su relación con el fútbol?

Nací en El Alto y jugaba fútbol en La Ceja, siempre me gustó, aunque no pude hacerlo de forma profesional. Hace como diez años la empresa familiar que tenemos con mi esposo empezó a ser sponsor del club, después César inició su carrera dirigencial en el Tigre y comenzamos a ir al estadio con frecuencia; el fanatismo fue creciendo a medida que transcurrían los partidos y los torneos.

¿Es consciente de que, al ser la única presidente de un club profesional, además de ser esposa de César Salinas, estará en la mira de todos?

Sí, sé que lo voy a estar. Si el equipo sale glorioso, van a aplaudir; pero si se cae, van a hablar mal de mí. He analizado todos estos aspectos antes de asumir, poniéndome en cada una de las situaciones, pero esto es así y tengo que ser fuerte y seguir adelante.

¿En las reuniones familiares se habla mucho de fútbol?

En los horarios de almuerzo conversamos de cómo nos fue a cada uno en el trabajo, en los estudios, pero sí, cuando está cerca un partido comentamos siempre con la familia. Esperamos que siempre gane The Strongest, y es por eso que tenemos que enviarles buenas vibras a los jugadores y a Pablo (Escobar) para que ponga a lo mejor que tenemos. La previa de cada partido se la vive de manera intensa, nos ponemos en la piel del técnico dando nuestra opinión de cómo deberíamos jugar ante el rival que nos toca. Pero después intentamos enfocarnos en nuestro día a día.

¿Cuánto ha cambiado su vida desde que asumió el mando en el Tigre?

En realidad no hubo demasiados cambios porque desde hace mucho que vengo acompañando a César en la administración. Creo que son cerca de cinco años. Así que ya estaba adecuada a esta forma de vida, en el mes que no estuve en el club la verdad que descansé un poco más, pero ahora ya volví a la normalidad. En la mañana voy a mi empresa y en la tarde vengo al club.

Conoce muy bien al plantel. Ha estado trabajando en la parte administrativa desde hace años, pero ahora asumió como la líder. Conoce bien a cada uno de los jugadores y a los técnicos de las diferentes categorías. En la gráfica, con Martelli y Reinoso. Foto: Javier Mamani

¿Cree que es el momento para que otras mujeres asuman cargos importantes en el fútbol boliviano?

Sí. La mujer no es menos que el varón, ya que Dios nos ha dado las mismas capacidades. Así vamos a poder salir adelante con trabajo y honestidad en el ámbito en el que nos desenvolvamos.

¿Qué le dice al hincha atigrado que está acostumbrado a ver a su equipo en copas internacionales y entre los mejores del país?

Lo único que le pido es su apoyo y que me den la oportunidad de manejar su club, Dios mediante los sacaré campeones; sé que se lo logra con esfuerzo, pero también con apoyo de nuestra hinchada.

Tomando en cuenta que usted antes era gerenta del club, ¿cómo es su relación con los futbolistas atigrados?

Antes la relación solo era al momento de cobrar sus sueldos, algunas inquietudes y algunos requerimientos, pero ahora la situación es distinta porque los voy a acompañar en los entrenamientos, a conversar si tal vez existen diferencias; los empiezo a considerar como si fueran mis hijos.

Objetivo común junto al DT. La señora Inés es una persona que estima mucho a Pablo Escobar por lo que significa su nombre para el club. Lo ve como un técnico a largo plazo y confía en que sacará al Tigre campeón en este segundo torneo del año. Foto: Javier Mamani 

¿Lo ve a Pablo Escobar como DT del Tigre a largo plazo?

Claro que sí, Pablo conoce perfectamente a los jugadores, conoce el medio, el club. Lo veo muy capaz a Pablo y ojalá que en esta nueva etapa salgamos campeones.

¿En qué pilares se basará su gestión?

Esfuerzo, trabajo, voluntad y, sobre todo, en un buen manejo económico para no fallar en nuestras obligaciones.

En su momento se habló de un posible embargo del patrimonio del club, ¿cómo está esta situación en estos momentos?

Evidentemente apareció una deuda que es de 2004, por Bs 1,6 millones, pero no hay punto de comparación con el valor del patrimonio del club. No se puede dar esa figura, de que Impuestos Nacionales nos embargue. Nuestros abogados tributarios están trabajando en el tema; si se debe, tenemos que asumir la deuda con obligación y salir adelante.

¿Cómo está The Strongest actualmente como institución?

The Strongest es una institución estable y sólida, es cuestión de trabajar con honestidad. Tenemos escuelitas que nos generan ingresos, la piscina, la venta de indumentaria y vamos a seguir generando ideas con el fin de volver autosostenible a la institución en un futuro cercano.

¿Cómo se ve al final del año y cuando concluya su gestión?

Campeona con The Strongest, gracias al regalo de los chicos del primer plantel, y con una institución autosostenible.

Optimista en este nuevo reto Dejó en claro que este es el momento de demostrar que las mujeres tienen las mismas capacidades de los hombres. Del total, su directorio tiene un 40% de mujeres. Confía en responder al desafío. Foto: Javier Mamani

¿Y cómo están las divisiones menores y el plantel femenino del Tigre?

Tenemos nuestro director técnico (Daniel Rosales) que se hace cargo de los más chicos del club. Además, existen cuatro escuelas de las que tienen que salir estrellas y también deben buscar títulos, como lo hizo la sub-7 el año pasado. Con las chicas trabaja en la misma línea el técnico Óscar Arce, cuya labor es ardua.

En temas generales, como mujer, ¿cuánto le afecta escuchar los casos de feminicidios?

Lamentable estamos viviendo una época donde prima el machismo que deriva en estas situaciones. Me da mucha pena, no deberían existir estos casos. Las mujeres tenemos que ser fuertes y crear centros de ayuda para mujeres desamparadas.

Comentarios