Escucha esta nota aquí

Desde que Fernando Alonso abandonara la Fórmula 1 en 2018, los aficionados españoles a la categoría reina del automovilismo se encontraban algo huérfanos, pero el tranquilo ascenso de Carlos Sainz, culminado el jueves con su fichaje por Ferrari, les ha devuelto la ilusión.

"Carlos lo está haciendo genial, y no sólo el año pasado. Siempre ha tenido competidores duros y lo ha hecho bien. Eso es bueno para España y para el deporte", aseguraba Fernando Alonso a F1TV, cuando se perfilaba la posibilidad de la llegada del madrileño a Ferrari.

El dos veces campeón del mundo de Fórmula 1 español parecía bendecir así al que muchos ven como su heredero en el 'Gran Circo' y con posibilidades de seguir sus pasos en lo más alto del podio.

Aunque Sainz llega a Ferrari como segundo piloto, sin duda en su mente está el sueño de conseguir un campeonato del mundo con la escudería italiana, una de las pocas cosas que no consiguió Alonso.

Un piloto 'muy rápido' 

"Estamos muy contentos y muy ilusionados con el fichaje de Carlos por Ferrari", afirmaba en la televisión pública española el piloto probador de la Scuderia, Marc Gené, agregando que "es muy rápido, muy constante, que consigue muchísimos puntos en la temporada y comete poquísimos errores".

Hijo de Carlos Sainz 'senior', bicampeón del mundo de Rallies (1990 y 1992) y tres veces ganador del Dakar, Carlos Sainz 'junior' deja atrás la alargada sombra de su padre, que le persiguió especialmente cuando corría en categorías inferiores.

Su fichaje por Ferrari fue uno de los temas más comentados en España estos días en redes sociales y el propio Sainz no se olvidó de mostrar su agradecimiento a sus seguidores.

"Gracias, gracias por estar ahí durante todos estos años. Entre todos hemos ido remando en la misma dirección y hemos conseguido cumplir un sueño", dijo en un vídeo en sus redes sociales.

Habrá que esperar a ver si los aficionados que ocupan la grada "CS55" en el Circuito de Montmeló lo animarán esta temporada, que aún no ha empezado por el coronavirus, con McLaren, o ya lo verán de rojo en 2021.

Con fama de tranquilo, meticuloso y activo a la hora de trabajar con los ingenieros para mejorar su montura, Sainz se convierte en la gran esperanza española para volver a brillar en el mundo de la F1.

 'Dos o tres campeonatos' 

"Por supuesto que puede conseguir dos o tres campeonatos del mundo, tantos como ha conseguido su padre, estoy convencido", dijo a la televisión Cuatro el presidente de la Federación Española de Automovilismo, Manuel Aviñó.

Su gran año 2019 con McLaren, en el que acabó sexto del campeonato mundial y logró su primero podio con un tercer puesto en Brasil, acabó por consolidar a Sainz como una gran promesa, sobre la que el equipo británico esperaba seguir creciendo, pero llegar a Ferrari siempre fue uno de los sueños del español.

"Nadie le ha regalado nada a Carlos, quien trabaja cada pequeño detalle igual que los grandes, con compromiso abrumador con su profesión y con lo que le rodea", escribió el periodista Marco Canseco en una columna en Marca.

"El mismo (compromiso) que va a seguir teniendo en este año de transición que en su cabeza no tiene nada de trámite, sino de demostrar de nuevos sus virtudes y tapar la boca de aquellos que sostienen que aún no había demostrado lo suficiente para ser piloto de Ferrari, cosa que hará", concluyó Canseco.