Escucha esta nota aquí

Oriente no tiene margen de error. Este miércoles por la noche (20:30) debe superar a Águilas Doradas, de Colombia, para avanzar a la segunda fase de la Copa Sudamericana para hacer olvidar a sus hinchas la séptima ubicación que tiene en el torneo Apertura, lejos de los punteros. El DT Mauricio Soria pondrá lo mejor que tiene, una base que se sustenta en tres pilares: Ronald Raldes, Lucas Mugni y José Alfredo Castillo.

Ganar por cualquier diferencia es la premisa, aunque los albiverdes saben que un empate sin goles también alcanza para clasificarse, ya que en el encuentro de ida el duelo terminó 1-1 y en caso de igualdad en puntos se toma en cuenta el gol de visitante. Si se repite el resultado de la ida la definición será por medio de penales y si la igualdad es de dos goles o más el que avanzará será el conjunto colombiano.

En principio, en Oriente no hacen cálculos de cómo avanzar, pues saben que la única manera de asegurar el pase es ganando, por eso el técnico Mauricio Soria preparó exclusivamente este partido desde hace más de una semana, pues decidió hacer descansar a casi todos sus titulares en el encuentro con The Strongest, el domingo en La Paz, donde hizo jugar a varios que no tenían continuidad.

En ese sentido, el equipo que presentará esta noche llega al cien por cien, incluido el goleador José Alfredo Castillo que se superó una pubalgia, debido a la cual no estuvo en las últimas dos fechas. El ‘Negro’ será clave, pues es el más efectivo del equipo en lo que va del torneo, con 9 tantos.

Además de Castillo, el DT Soria confía en la experiencia y jerarquía que le pueden aportar Raldes, en la última línea, y Lucas Mugni, en la creación del juego.

Las variantes, respecto al onceno que jugó la ida en Colombia, son Romel Quiñónez en el arco por José Peñarrieta y Alexis Ribera, que será el volante-lateral derecho en reemplazo de Julio Pérez. El resto del equipo se mantiene.

En ese sentido, Oriente formará con Quiñónez, Palmieri, Raldes, Olguín, Áñez, Ribera, Pérez, Mugni, Alzate, Sperduti y Castillo.

Comentarios