Escucha esta nota aquí

River Plate venció este martes a Boca Juniors con autoridad por 2-0 con goles del colombiano Rafael Santos Borré y de Ignacio Fernández en el estadio Monumental en la ida de las semifinales de la Copa Libertadores y le propinó otro duro golpe al Xeneize tras la histórica final de Madrid del pasado diciembre.

Borré hizo el 1-0 de penalti a los siete minutos. Fernández anotó el 2-0 a los 70 minutos tras una gran jugada colectiva que incluyó varios toques rápidos y precisos y una asistencia de Matías Suárez. 296 días después de la final de la Libertadores 2018 que River Plate le ganó a Boca Juniors en Madrid, el azar y los resultados deportivos volvieron a cruzar hoy en la Copa a los dos equipos más populares de Argentina.

Una noche nublada y templada fue el marco del partido, que comenzó puntual a las 21:30 local (20:30 hora de Bolivia). La salida de los equipos estuvo precedida por un impresionante espectáculo de fuegos de artificios y el ensordecedor apoyo de los 70.000 hinchas locales.

Como es habitual, el entrenador Marcelo Gallardo fue el más aplaudido y vitoreado cuando la voz del estadio nombró a los jugadores y técnicos.

 “Tomala vos, dámela a mí, el que no salta, murió en Madrid", fue lo más cantado por los hinchas. River Plate salió al campo con un 4-4-2 clásico.

Boca Juniors, en cambio, jugó 4-5-1, con el delantero Franco Soldano como centrocampista por la derecha y Ramón 'Wanchope' Ábila como único delantero central.

Apenas comenzado el partido, el árbitro brasileño Raphael Claus cobró un penal a favor del Millonario después de consultar el VAR y corroborar una infracción sobre Borré.