Escucha esta nota aquí

Este 10 de octubre se cumplen diez años de aquella noche inolvidable para los argentinos cuando al minuto 92 del choque Argentina-Perú por las eliminatorias a Sudáfrica 2010, Martín Palermo convirtió el 2-1 definitivo para la Albiceleste que tenía a Diego Armando Maradona como entrenador. Ese gol le permitió a Argentina asegurarse en el Mundial.

Palermo extendiendo los brazos mientras la lluvia le caía, es una imagen que quedó para el recuerdo. Pero, además, el ‘clavado’ de Diego Maradona en plena lluvia quedó registrado en medio de la algarabía de los hinchas. Ese gol le permitió a la Albiceleste respirar en un momento difícil que pasaba en las eliminatorias y los dardos apuntaban a Maradona.

En la jugada, vino un tiro de esquina. El ‘Pocho’ Insúa lo ejecutó, rechazó corto la defensa peruana y el balón lo terminó tomando Ángel di María que centró hacia la derecha. Otra vez lo tomó Insúa que remató a ras de piso y en medio de un enjambre de pierna, Palermo puso el pie y la pelota terminó ingresando hacia la portería. Hubo polémica porque Perú pidió off side.

“Era de esas jugadas que nunca pensás que te va a terminar cayendo la pelota a vos, más allá de la intuición. Como era yo, siempre pensaba que me podía caer, pero ese día no podía imaginarlo”, declaró el jugador poco después. Gracias a ese gol y a su buen nivel, Palermo acabó entrando en la nómina de Maradona para jugar el Mundial en Sudáfrica.