Escucha esta nota aquí

El nacional sub-10 de fútbol de salón terminó en una vergonzosa pelea entre padres la noche de este viernes en el coliseo Jhon Pictor Blanco, de la capital cruceña. La final entre Santa Cruz y Pando se empañó luego de que se dio el pitazo final y el anfitrión se coronara campeón.

La fiesta deportiva se desarrollaba con normalidad. En el campo de juego los chicos se divertían marcando goles, mientras que en las gradas los padres alentaban sin parar. En el tiempo reglamentario el cotejo terminó 4-4, por lo que se fueron a los penales para definir al ganador.

Video de la pelea. Gentileza BVC deportes

En los penales Santa Cruz se impuso por 2-0; sin embargo, en el último disparo se calentaron los ánimos. El arquero de Pando detuvo el lanzamiento, pero el árbitro hizo repetir por supuesto adelantamiento. En la segunda instancia el remate fue convertido, por lo que le 'llovieron' los insultos al juez central.

Finalizado el partido, los árbitros se dirigían a los camarines, pero en el trayecto una mujer golpeó con una botella a uno de los colegiados. Los ánimos estaban encendidos y las agresiones verbales continuaron entre padres, que después de unos segundos se fueron a las manos.

Los golpes de puño fue entre hombres, mientras que las mujeres se jalaron de los cabellos en el piso. Una vergüenza total entre adultos a la vista de los niños.

Chuquisaca se quedó con el tercer puesto

En el partido preliminar, Chuquisaca se impuso a Tarija por 2-1 y se quedó con la tercera posición.

     

Comentarios