Escucha esta nota aquí

El clásico permitió a Henry Vaca y Alexis Ribera concretar el sueño de todo chico futbolero: ser figura y anotar un golazo que quede en la memoria colectiva en este partido especial.

Esos sueños de fútbol de los que habla Jorge Valdano en sus publicaciones, hechos realidad en este mundo mágico de la pelota que rueda por las canchas.

El Tahuichi fue el escenario de esta actuación consagratoria de Henry Vaca. “Soñaba con jugar alguna vez el clásico cruceño y convertir un gol”, declaró en un camarín envuelto en la euforia generada por el triunfo.

Un partido muy especial porque se trataba del debut en este esperado encuentro. “Merecimos el triunfo porque fuimos superiores, agregó el atacante, que en cada arranque hacía tambalear la estructura defensiva de Blooming.

Ribera no se quedó atrás, aunque lo suyo era distinto porque tenía varios clásicos disputados. Sin embargo, un gol como el del domingo no estaba registrado en el historial.

El magistral zapatazo que sacó apareciendo de la nada, destrabó un partido que parecía encaminarse a un empate. La pelota se metió en el ángulo y todo fue distinto para Oriente a partir de ese momento.

Como seguramente lo fue el amanecer del día después del duelo entre albiverdes y celestes.

Un comienzo de semana distinto luego del contundente e indiscutible 3-0 en la tarde-noche del domingo en un Tahuichi Aguilera, con un verdadero ambiente futbolero, que le dio al resultado un marco que se extrañaba hace mucho tiempo.

Y explotaron las redes sociales con distintas reacciones y expresiones de diferente tono, como era lógico, por la algarabía de los albiverdes y la frustración de los celestes.

Henry Vaca acaparó los elogios por esos destellos de calidad y habilidad que le permitieron a Oriente terminar de inclinar la balanza de un partido que tuvo ese “sabor” de duelo especial pese a que no es el mejor momento de ambos.

El segundo en la lista de congratulados fue Ribera. Su gol apareció en casi todos los portales, con calificativos por demás elogiosos.

Dos jugadores jóvenes y nacionales que se ganaron, a puro talento, ese lugar de privilegio.

Oriente disfruta del éxito que lo impulsa en el campeonato.

A Blooming no le queda otra que dar vuelta la página.



Comentarios