Escucha esta nota aquí

La necesidad de llenar el tanque y estar tranquilo mientras se conocen los resultados de las elecciones generales, más el problema de logística que puso a los productores y transportistas en apuro por la falta de diésel, son una combinación para que la demanda siga presionando a la oferta.

Juan Carlos Aguilar, corresponsal de EL DEBER en Vallegrande, explicó que los dos surtidores que hay en esa localidad, hasta el mediodía de hoy (sábado 17) se encontraba abarrotados por una decena de vehículos que hacen fila para poder conseguir gasolina y diésel.

De acuerdo, con Aguilar esta situación se ha venido repitiendo durante la semana, pero que en los dos últimos días la cantidad de vehículos se ha incrementado, mientras que los cupos de diésel para las estaciones de servicios disminuyeron.

La situación es similar en Camiri, donde el viernes tuvo uno de sus picos de mayor demanda gasolina y diésel, así lo confirmó Teófilo Baldiviezo, corresponsal de esta casa periodística, que precisó que la venta irregular de combustible es algo que se viene repitiendo hace más de un mes.

Mientras que Néstor Lovera, corresponsal de EL DEBER, desde San Julián informó que los productores de este municipio se encuentran preocupados debido a la poca cantidad de diésel que está llegando a los tres surtidores que hay en el lugar, lo que genera que cada día tengan que hacer largas filas para poder conseguir el producto.

Hugo Flores, presidente de la Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (Anapo) filial San Julián, señaló que de continuar esta situación, que se repite hace más de un mes, luego de las elecciones se van a movilizar, pues considera que los más de 500 productores afiliados a la institución no puede seguir aguantando esta situación.

A su vez, en Yapacaní, Soledad Prado, colaboradora de este medio, conversó con Alejandro Vásquez, director de Desarrollo Productivo de Yapacaní, que le indicó que unos 10.000 productores son los afectados por la falta de diésel y que eso está perjudicando la siembre de la campaña de verano 2020-2021.

“A pesar de lo que indica YPFB, acá se sigue notando la falta de combustible, las filas continúan y los surtidores no tienen la capacidad de responder adecuadamente a la actual demanda”, se lamentó Vásquez.

En tanto, entre el kilómetro 6 y 12 de La Guardia, en los diferentes surtidores de la zona se pudo apreciar largas files de camiones y buses interprovinciales que esperan poder acceder a unos litros de diésel.

Antonio Ramos, vendedor del surtidor a la altura del kilómetro 8, señaló que las filas no han disminuido y que desde hace más de cuatro semanas, los cupos que reciben son menores y eso provoca que el combustible solo llegue a unos cuantos.

La posición de YPFB

Desde la estatal petrolera indicaron que tras frenar las filas en los surtidores con la ejecución del Plan 24, que consistió en despachar combustible durante todo el día, la venta será normal, este domingo electoral, en las estaciones de servicio.

 “Antes los despachos desde la planta de almacenaje a los surtidores, eran hasta las cinco de la tarde, ahora lo pueden hacer durante las 24 horas”, afirmó Luis Chipana, en la Gerencia de Comercialización de Yacimientos.

YPFB también precisó que atendieron la sobredemanda en cuanto a la venta de gasolina, pues en la ciudad de Cochabamba hubo un incremento de un 42%, en La Paz de un 30% y Santa Cruz se incrementó un 33%.

En cuanto a la comercialización de Gas Licuado de Petróleo (GLP), Yacimientos detalló que en la ciudad de La Paz aumentó un 38%, en Cochabamba subió un 7% y Santa Cruz, un 6%

El aumento de la venta de diésel, en la capital cruceña fue de un 23%, en La Paz se ubicó en un 22% y Cochabamba alcanzó un 5% más.