Escucha esta nota aquí

Después de más de cinco meses con las ‘alas rotas’ por el coronavirus, las agencias de viajes cumplieron este lunes una semana y un día del retorno a sus actividades. Y lo hacen con la esperanza de recuperar el tiempo perdido, aunque los actores del gremio anticipan que la recuperación será lenta.

La actividad turística fue una de las más afectadas por la pandemia. El flujo de turistas y la venta de boletos se redujo a cero. Sí, la nada misma. Esta situación puso contra la pared a las diferentes agencias de viajes que operan en el país.

Marisol Echalar, presidente de la Asociación Boliviana de Agencia de Viajes y Turismo (Abavyt) regional Santa Cruz, señaló que hace ocho días las agencias de viaje comenzaron a vender boletos a rutas nacionales aprovechando la flexibilización de las medidas adoptadas para frenar el virus.

Entre las rutas habilitadas están los vuelos a La Paz, Cochabamba, Tarija, Sucre, Cobija, Trinidad, Riberalta. Además, de vuelos internacionales a Miami, Buenos Aires y San Pablo.

“Estamos con una primera semana y de a poco nos estamos acomodando, solamente tenemos la oferta de ruta nacional en vuelos domésticos y algunos vuelos solidarios”, señaló.

Anticipó que el sector se preparó para atender de forma semipresencial a sus clientes.

“Desde que comenzaron los vuelos humanitarios, pudimos vender un 5%. Ahora comenzamos a retomar el ritmo de ventas. Pero aún es prematuro dar un balance porque apenas estamos empezando”, sostuvo.

Marco Mercado, presidente de la Asociación Boliviana de Agencia de Viajes y Turismo (Abavyt), sostuvo que, si bien Bolivia volvió a abrir sus cielos, muchos países vecinos aún no tomaron esta medida.

A nivel continental, según Mercado, las diferentes aerolíneas recién están programando los vuelos al país. Por lo tanto, la reactivación del sector demorará.

“La reactivación no es inmediata porque hay países que no han hecho la apertura de sus fronteras aéreas”, señaló.

Un estudio realizado por la Universidad Franz Tamayo de El Alto estimó que, por efecto de la pandemia, el sector del turismo perderá 1.000 millones de dólares.