Escucha esta nota aquí

La Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO), en un mensaje dirigido por su presidente Reinaldo Díaz, rechazó los bloqueos en las carreteras de la red vial que vinculan Santa Cruz con el resto del país y alerta consecuencias catastróficas por las acciones que impiden la libre circulación de alimentos para la población boliviana, además de insumos para la cadena productiva.

Mencionó que los productores agropecuarios tienen el compromiso con la población de abastecer con alimentos en cantidades necesarias y a precios asequibles. Sin embargo, dijo que este compromiso está coartado con acciones que no permiten el libre flujo de productos, poniendo en riesgo y generando desabastecimiento y subida de precios.

“La situación económica de las familias bolivianas está muy disminuida, miles de personas están quedando sin empleos por la pandemia, y si a esto le sumamos una escasez de alimentos, tenemos una situación catastrófica, especialmente para a las familias más vulnerables que han caído a niveles de pobreza duros por la crisis sanitaria y económica”, apuntó Díaz.

El líder de los agropecuarios de la región señaló que el sector productivo, al igual que todas las actividades, está muy golpeado por la crisis, y si a ello, se le suma las pérdidas generadas por los bloqueos, estará imposibilitado de continuar con los mismos niveles de oferta de anteriores años. Advirtió que el agro está sin capital operativo y no hay posibilidades de realizar inversiones, lo que cree que ocasionará falta de alimentos en el futuro.

El sector proveedor de hortalizas y frutas también advierte perjuicios. A decir de Iver Miranda, máximo dirigente del sector en el departamento de Santa Cruz, si bien en la zona de los valles cruceños el bloqueo es en Mataral, preocupan las amenazas de los movilizados de avanzar hasta Samaipata.

Eso, a juzgar por el dirigente, sería fatal porque limitaría la logística de transporte de verduras hasta los mercados de la capital cruceña y pondría en riesgo las actividades de campo -siembra y cosecha- porque limitará la circulación de las empresas proveedoras de insumos agrícolas.

En las últimas horas, los pequeños productores de girasol y de sorgo, asociados a la Filial Anapo San Julián, también expresaron su desacuerdo con el bloqueo alertando que se encuentran en plena cosecha y que la limitación de circulación pone en riesgo la logística de transporte del grano a los centros de acopio y compromete su producción.