Escucha esta nota aquí

El arte, la cultura y los atractivos naturales pueden ser industrias competitivas por sí mismas, además de un insumo importante para una industria turística de alto nivel, afirma Marcela Escobari, una boliviana que durante una década lideró el Centro de Estudios Internacionales de la Universidad de Harvard.

Escobari será uno de los cuatro expertos que participará en el Foro Económico, que organiza mañana la Cainco.

Los otros tres expositores son Tatiana Gallegos, jefa de la división de vivienda y desarrollo urbano en el sector de cambio climático y desarrollo sostenible del BID; Pablo López, coordinador de desarrollo urbano de la vicepresidencia de desarrollo sostenible de la CAF; y Juni Tingting Zhu, fundador de la iniciativa de Ciudades Competitivas del Grupo del Banco Mundial.

Turismo de gama alta

Y es que estas industrias creativas, según la experta, no solo hacen que los lugares sean más atractivos para el talento de alto nivel, sino también pueden aumentar el turismo, que puede ser una gran parte de la economía y una industria valiosa.

Y es que los dólares que ‘trae’ consigo el turismo se incorporan rápidamente a la economía, proporcionan empleos para trabajadores poco calificados en hospitalidad y servicio. “Es una industria que tiende a ser anticíclica; es decir, generar empleos en tiempos cuando otras industrias se achican”, dice Escobari.

Para ello, es clave centrarse en el turismo diferenciado y de gama alta, donde la cultura, la comida y el arte son los principales diferenciadores, en lugar de solo precios.

Medida necesaria en el país

Bolivia es un país dependiente de recursos naturales como el gas natural, que le ha permitido triplicar sus exportaciones, explica Escobari. Sin embargo, ese tipo de crecimiento es volátil, puesto que los precios varían continuamente, además de que se requiere de cuantiosas inversiones en exploración y extracción, para lo cual las empresas interesadas en invertir requieren de cierto tipo de seguridad.

Para la experta, el país está agotando sus riquezas naturales, pero no ha generado la credibilidad institucional suficiente como para aumentar la inversión extranjera directa y traer consigo otro tipo de inversiones y conocimiento.

En este contexto, la prioridad debe ser diversificar la economía, según Escobari. Para ello, el sector público puede continuar invirtiendo en reducir la pobreza y mejorar el bienestar social. Pero se debe también priorizar e invertir en las capacidades productivas del país, de tal modo que nuevas industrias no extractivas puedan desarrollarse, como también incentivar el emprendimiento.

Comentarios