Escucha esta nota aquí

El precio del oro y el superávit alcanzado después de cinco años de déficit en la balanza comercial, frenan la caída de las Reservas Internacionales Netas (RIN) y otorgan mejores expectativas para su crecimiento en los primeros meses de 2020.

Según el Informe de Estadística Semanal del Banco Central de Bolivia (BCB), las RIN alcanzaron al 28 de febrero $us 6.310 millones, una diferencia de casi $us 100 millones, cuando a principios de febrero eran $us 6.213 millones.

Las reservas habían experimentado una caída desde 2014, cuando las cifras habían llegado a límites récord de $us 15.123 millones. Disminuyeron a $us 6.468 al finalizar 2019.

“El incremento en el valor de las reservas internacionales se origina en distintos factores, siendo los principales una balanza comercial positiva, el incremento en la valoración de los activos que componen las RIN, como es el caso del oro, y un flujo de ingreso de divisas por la cuenta capital de la Balanza de Pagos”, explicó el BCB.

Actualmente, de las reservas totales, $us 2.181 millones están en oro, lo que representa un 34%. En divisas hay $us 3.927 millones y $us 230 millones en Derechos Especiales de Giro (DEG).

El oro en Bolivia

En los últimos meses, el precio del oro se incrementó debido a dos factores: las expectativas de desaceleración económica global por el impacto negativo del virus Covid-19, lo que aumentó la demanda del oro como activo refugio; y la reducción de la tasa de referencia del FED (Sistema de la Reserva Federal) de EEUU, lo que expandió la demanda de oro como activo de inversión.

El 12 de febrero, la onza de oro se cotizaba en $us 1.562,19. Después de subir hasta los $us 1.688 el 24 de febrero, cayó otra vez a cerca de los $us 1.560; pero hasta el jueves, cerraba en $us 1.660 la onza, según los datos del BCB.
En cifras relacionadas con las Reservas Internacionales, se observa que en marzo de 2019, contribuían en $us 1.783 millones. Al 28 de febrero, aportó $us 2.268 millones.

Balanza comercial positiva

Entre tanto, la balanza comercial de Bolivia cerró enero con un superávit de $us 64,3 millones, porque hubo un incremento en las exportaciones por sobre las importaciones. Esta ganancia en divisas se da después de cinco años de cerrar en déficit comercial, según el informe del BCB.

De acuerdo con los datos oficiales de la entidad monetaria estatal, en enero, Bolivia exportó por un valor de $us 762 millones, mientras que las importaciones llegaron a $us 697millones.

La tendencia vuelve a retomar un crecimiento que fue una constante durante los años de los buenos precios de las materias primas, que permitió vender hasta $us 6.623 millones el 2014.

Al finalizar la gestión 2019, el Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE) ya planteaba una política de promoción selectiva de exportaciones (agropecuarias, agroindustriales, forestales-madereras y turismo) y otra política de sustitución competitiva de importaciones (biocombustibles, alimentos, manufacturas de madera), para revertir la situación.

Es un ‘fetiche’

De acuerdo con el analista económico Alberto Bonadona, el superávit es una mera eventualidad, una carambola no buscada, debido a que bajaron las importaciones provenientes desde China.

“El precio del oro al subir, sin que exista esfuerzo alguno del aparato productivo, hace que aumenten las RIN. No se pueden generar ilusiones sobre la base de una chiripa. El próximo mes, cuando el efecto del coronavirus se extinga, el déficit volverá a mostrar su desagradable cabeza”, advirtió Bonadona.

Además, calificó al oro como un ‘fetiche’ que no sirve para nada. “Bolivia debería aprovechar este aumento del precio de este metal precioso y utilizar los retornos para hacer inversiones financieras que pueden ser muchísimo más redituables que el oro metálico. Un fondo de estabilización bien administrado es más útil que el oro guardado en bóvedas de la banca extranjera”, argumentó.



Comentarios