Escucha esta nota aquí

Si hasta ayer eran varios los camiones y buses que hacían colas en busca de diésel, gente de a pie, con galones en sus manos, se sumaron este martes a las largas filas que se registran en las diferentes estaciones de servicio de la ciudad. Un exministro de hidrocarburos ve negligencia en YPFB y en el Ministerio del sector.

Pese a que Yacimientos prometió que el suministro iba a ser normal partir del 7 de septiembre la situación no mejoró. Al contrario, empeoró.

Así lo verificó EL DEBER en un recorrido realizado en algunas estaciones de servicio de diferentes puntos de la ciudad, donde se registraron largas filas desde temprano.

En el recorrido, algunos surtidores indicaron que la escasez comenzó a notarse hace tres días, el abastecimiento es muy irregular y las colas inmensas.

La situación no es nueva, hace dos semanas la Asociación de Surtidores de Santa Cruz (Asosur) alertó sobre los problemas que tenían las estaciones de servicios, para adquirir el combustible. La respuesta de YPFB siempre fue negar la falta del carburante y sostuvo que el problema se debía a factores ajenos a la empresa.

Para el exministro del sector, Álvaro Ríos, la responsabilidad por la falta del diésel es del Ministerio de Hidrocarburos. Recordó que en mayo de este año, esta cartera de Estado ordenó a la estatal YPFB paralizar cinco licitaciones para el aprovisionamiento de gasolina y diésel.

En sí, los procesos fueron paralizados al existir una serie de denuncias de supuesta corrupción contra el entonces presidente de YPFB, Herland Soliz, que, a la fecha, según Ríos, no fueron comprobados.

“Ocurrió pánico (por las denuncias), entonces el Ministerio, que no conoce el tema paraliza las licitaciones. Pero todos los técnicos, que sabían que los procesos estaban bien hechos, advirtieron que no podían pararse porque íbamos a tener déficit de combustible”, señaló.

Para Ríos se acusó sin pruebas suficientes al extitular de Yacimientos, incluso cuando una auditoría demostró que no había anormalidades en las compras.

Sobre las justificaciones de YPFB que alegó que la falta de flujo del combustible se debe a problemas de navegación en la hidrovía Paraná-Paraguay, Ríos señaló que este es un problema recurrente y puede ser solucionado.

“Ellos (los del ministerio) sabían que la navegación en el canal Tamengo es difícil en estas épocas. Esto es negligencia administrativa, si los procesos de compra de combustible no tenían ninguna observación en la auditoría, debieron seguir con las compras”, dijo.

Lo peor, según la exautoridad, es que este problema está perjudicando al transporte, al sector agro productivo nacional y “lo que es peor, es que están comprando combustible caro por emergencia”.

“Sabían que si paraban este proceso iba faltar combustible. Lo que molesta es que el ministro (Víctor Hugo Zamora) esté de bombero, de arquitecto, ministro de alimentos, en vez de ocuparse de esto, los técnicos se lo dijeron: el abastecimiento se debe hacer tres meses antes. El ministro tuvo negligencia administrativa, es inaudito lo que está pasando”, señaló Ríos.

Se buscó la versión de YPFB, pero no fue posible obtener un pronunciamiento de la estatal.

Anteriormente, la estatal lanzó varios comunicados donde descartaba el desabastecimiento de diésel y se excusaba en factores externos para explicar las larga filas de camiones, buses y ahora gente de a pie: todos buscan diésel, pero no lo encuentran.