Escucha esta nota aquí

Los comercializadores de carne al detalle del país se declaran en estado de emergencia y en Santa Cruz definen un paro de actividades indefinido, desde este viernes, en protesta por la indecisión de las autoridades nacionales, departamentales y municipales para regular el incremento del precio del kilo gancho de la proteína animal. Advierten que subió un 35% (de Bs 17 a 23) los últimos cinco meses.

Según el secretario ejecutivo de la Confederación Nacional de Trabajadores en Carne de Bolivia (Contracabol), Jesús Huchani, en el reciente ampliado sectorial que tuvo lugar en Tarija se definió una serie de medidas que empezarán con una movilización este viernes en La Paz, de la que se anuncia participarán delegaciones de los nueve departamentos del país.

Al margen de la medida anunciada por los carniceros de Santa Cruz que activarán un paro indefinido de actividades desde este viernes, Huchani anotó que otra medida determinada en Tarija es el desabastecimiento de carne de res, de pollo y de cerdo en todos los mercados del país. Para ello, dijo que se instruyó a las bases limitar la movilización de ganado en pie y de carne que sale de los centros de faeneo de Santa Cruz y Beni. La medida se cumplirá el 26 y 27.

Indicó que fueron tolerantes al esperar cinco meses una definición de las autoridades al pedido de regulación del precio del kilo gancho de la carne de res. Aclaró que no resisten más la diferencia del incremento registrado en los últimos cinco meses y que no consideran justo traspasar la disparidad del precio al consumidor.

En ese contexto, Huchani afirmó que las bases piden derogar el decreto que autoriza la venta de carne bovina a mercados de exportación y penalizar el contrabando de ganado en pie y de carne que ‘fuga’ por las fronteras con Perú y Brasil.

El viernes, citado en ABI, el dirigente de la Federación Única de Trabajadores en Carne y Ramas Anexas (Futecra), Luis Pocoata, informó de que el sector detallista está en emergencia debido al incremento de precio del ganado en pie, variable que afecta a ese sector.

“Durante cinco meses, se ha visto una subida de precios del ganado en pie, lo cual ha repercutido en la familia carnicera de Bolivia. Los detallistas hemos sufrido un incremento en el costo de cinco a seis bolivianos y hasta ahora, con un sacrificio increíble, nuestro sector ha podido aguantar”, lamentó Pocoata.

Incremento discrecional

Los afiliados a la Asociación de Carniceros de Santa Cruz, según el máximo representante del sector, Jorge Lima, acordaron ingresar en paro indefinido de actividades a partir de este viernes, en protesta por la indecisión de las autoridades nacionales, departamentales y municipales para regular el incremento discrecional y escalonado del costo del kilo gancho de la carne de res. Según él, el precio remontó de Bs 17 a 23 (35%) desde noviembre de 2020.

Desde el viernes, dijo que habrá desabastecimiento de carne bovina en los 84 mercados que operan en la ‘ciudad de los anillos’. Advierte con traspasar la diferencia (Bs 6) a los consumidores.

Extraoficialmente se conoció que los vendedores de carne de pollo y de cerdo analizan plegarse a la medida de presión determinada por los carniceros.

Ganaderos no se pronuncian

Conocida la determinación de los carniceros, la Federación de Ganaderos de Santa Cruz (Fegasacruz) indicó que hoy fijará una posición institucional al respecto. No obstante, en marzo, la dirigencia del sector ganadero de Santa Cruz y de Beni, con indicadores estadísticos, reveló que el precio del kilo gancho de ganado vivo que se fija en los centros de remate que operan en la capital cruceña sufrió una ligera variación de un 2% en el primer trimestre y no como pretenden hacer ver a la población los comercializadores de carne.

En esa ocasión, el presidente de Fegasacruz, Alejandro Díaz, indicó que no es correcto pretender cargar a los productores ganaderos primarios una aspiración de los comercializadores de elevar el costo de la carne. Insinuó que de una vaquilla de 166 kilos gancho que, según aclaró, es el tipo de ganado que más se consume en el mercado cruceño, un comercializador de carne al detalle obtiene una ganancia promedio de Bs 374 por cada res vendida.

Para el presidente de la Asociación de Avicultores de Pollos Parrilleros (Avipar) de Santa Cruz, Winston Ortiz, es lamentable la medida anunciada por los carniceros de todo el país debido a que atenta contra la seguridad alimentaria de la población y “el Gobierno debe intervenir para garantizar el traslado de un alimento esencial en la canasta básica de las familias bolivianas”.

Comentarios