Escucha esta nota aquí

La disminuida atención de funcionarios de la Aduana Nacional de Bolivia, para diligenciar los trámites aduaneros de los transportistas internacionales, provoca una larga fila de cientos de camiones en la frontera de Tambo Quemado (Bolivia) y Chungará (Chile). La situación es contraria a lo que había anunciado la administración aduanera el miércoles.

Bajo un intenso frío, propio del lugar y del clima que va entrando a la estación invernal, los choferes protestaron por la situación que dificulta el tráfico de mercadería de exportación e importación. También denunciaron que no se les puede reclamar por el retraso a los funcionarios aduaneros “porque se las toman con el chofer”.

“Inmensas filas quedaron ayer después de terminar el horario de trabajo, a las 15:30. Al menos por estos días deberían extender aún más el horario laboral hasta nivelar el flujo del tránsito. Sin duda, ayudaron las medidas tomadas ayer, pero no son suficientes”, protestó el presidente de la Cámara Boliviana de Transporte, Alfredo Barja.

Aduana reportó actividad normal 

El gerente general de la Aduana Nacional, Yamil Farah, informó el miércoles que el flujo de camiones que salen de Bolivia hacia Chile y viceversa, en el punto fronterizo de Tambo Quemado-Chungará, se está normalizando y que algunas demoras se deben a horarios de atención y a medidas de bioseguridad establecidas en el país vecino.

“A partir de este miércoles se ha modificado nuevamente el horario de atención en la Aduana chilena en coordinación con la Aduana boliviana. Se trabaja desde las 08:30 hasta las 16:00 (hora boliviana), habiéndose ampliado una hora más el trabajo”, declaró la autoridad.

Antes de la cuarentena el horario de trabajo era de 12 horas, de 08:30 a 20:30. Luego cambió de 08:30 a 15:00; y ahora, se amplió de 08:30 a 16:00.

Esperan la “gentileza”

Los vídeos hechos públicos por varios choferes, muestran largas filas de camiones que siguen varados, esperando, según los mismos transportistas, la "gentileza” de las autoridades en frontera para que sean atendidos.

La mayoría de los vehículos de transporte pesado tenía el motor y la cabina cubiertos con carpas, señal de que habían pernoctado en el lugar y que el chofer quería evitar el congelamiento de su motorizado por las bajas temperaturas que se sienten en la zona.

De la misma manera, otro transportista grabó la extensa fila de vehículos del lado del territorio chileno hacia Bolivia. El motivo de la espera era el mismo: ser atendidos por funcionarios de la Aduana nacional.

La Aduana boliviana perjudica mucho, ya que la atención que brinda no abastece para el cruce de unidades. Molesta que niegue nuestros reclamos. Ayer sacó una nota indicando que todo estaba normal, pero eso es totalmente falso, no se normalizó nada. Necesitamos que la Aduana vuelva a su horario habitual, ya que las pocas horas que trabaja no abastece en absoluto”, manifestó la representante de la Asociación de Transportistas Internacionales (Asociatrin), Noelia Fuentes.

Al preguntarle si la Aduana chilena tenía que ver con estos retrasos, aseguró que es la Aduana boliviana porque redujo el horario de atención. “Y lo peor es que no se les puede decir nada porque se las agarran con el chofer. Encima de que ingresan a trabajar a las 09:00”, denunció Fuentes.

Desde la Aduana Nacional informaron que darán un nuevo reporte de la situación este jueves.